domingo, 18 de mayo de 2014

MANZANAS LITERARIAS: TERCER MORDISCO


MANZANAS LITERARIAS: TERCER MORDISCO

RENACIMIENTO

Ha llegado la hora del tercer mordisco. Lo haremos mientras viajamos por el siglo XVI. Entremos en el jardín del Renacimiento que no solo será edénico sino también de las delicias de la mano del pincel interpretativo de pintores y de la pluma de algún místico. La hermosa Eva será objeto de atención de todas las retinas.


SIGLO XVI:

RENACIMIENTO


1)  El Cántico espiritual de San Juan de la Cruz
Este fraile carmelita es el mayor representante de la poesía mística, es decir, de aquella que trata de explicar el éxtasis que se experimenta cuando el alma entra en contacto con Dios. En esta obra, el Cántico espiritual, inspirada en el Cantar de los Cantares bíblico, San Juan describe este proceso místico que sigue el alma hasta su unión con Dios. Lo hace a través de una metáfora: la Esposa (el alma) sale en busca del Esposo (Dios), preguntando a todos los elementos de la naturaleza si lo han visto pasar. Al final del camino, encuentra a su amado y se entregan el uno al otro en la soledad del huerto. Este bellísimo poema de amor tiene doble lectura: la religiosa o la humana. Opten por la que más les apetezca.




La manzana aparece con todo su esplendor haciendo referencias a Eva y al pecado; habla el Esposo:


Debajo del manzano,

allí conmigo fuiste desposada.

allí te di la mano,

y fuiste reparada

donde tu madre fuera violada.
 

Conviene aclarar que en el fragmento “la madre” es la naturaleza humana que fue violada bajo el manzano con el pecado cometido por los primeros padres, Adán y Eva. También debajo del manzano (el Árbol de la Cruz), fue reparada esa ofensa. Lean la propia glosa de San Juan con respecto a esto:

“de manera que si tu madre debajo del árbol te dio la muerte, yo debajo del árbol de la Cruz te di la vida”.

Desde el primer mordisco les puse en alerta de las diferencias de significado de la manzana esté en manos de una mujer o un hombre. Aquí tienen otra muestra más: la manzana en manos de una mujer (Eva) es pecado y muerte, en manos de un hombre (Cristo) es reparación y vida.



1)  El jardín de las delicias de El Bosco

Permítanme que me salga de la línea trazada en este camino de manzanas exclusivamente literarias que aparecen en textos, y me detenga excepcionalmente en una obra pictórica: el Jardín de las delicias de El Bosco, pintor holandés que todos ustedes conocen. Nuestra manzana vuelve a aparecer por el jardín edénico.  No olviden que fueron los pintores renacentistas quienes al Árbol del Bien y del Mal del Paraíso lo convirtieron en manzano (no la Biblia).
 

El tríptico, a pesar de su complicada y diversa interpretación,  es una alegoría del pecado de la Humanidad y su destino, el Infierno. Me interesa que se fijen en el panel central, en la parte inferior derecha. Vemos una cueva por la que está saliendo una mujer con una manzana en la mano. Es Eva. Y justo detrás de ella, un hombre que la apunta acusatoriamente con el dedo mientras nos mira con complicidad. Este hombre,  -el único vestido de todo el cuadro-, se ha especulado si era Adán acusando a Eva; o San Juan Bautista, ya que en todas las representaciones aparece señalando al Cordero Divino, al Bien, mientras que en este caso apuntaría a todo lo contrario, al Mal; incluso interpretaciones más recientes apuntan a que podría ser el propio autor, el Bosco. En cualquier caso, observen que es una clara y manifiesta acusación hacia la mujer que la hace responsable de haber sucumbido al pecado por el que pagará toda la humanidad.


 

Volvemos a la misma interpretación: la manzana en manos de la mujer vuelve a ser objeto de pecado y culpabilidad. Esta vez centrada en la figura de Eva pero ¿no comió Adán también del fruto prohibido?


He preferido que este tercer mordisco sea breve. Esperaremos un siglo, y en el Barroco daremos el cuarto a esa manzana que va a seguir floreciendo entre versos de poetas y dramaturgos y, como ya imaginarán, también entre algún científico.



 

37 comentarios:

  1. Urdiendo estos tres mordizcos, seimpre ha habido una manzana, que se puede ser pecado u objeto de estética en la escritura literaria. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARLOS AUGUSTO PEREYRA MARTÍNEZ:

      Siempre pecado en manos de mujer... ¡ay!

      Un fuerte abrazo, Carlos.

      Eliminar
  2. Exquisito, como siempre, Marisa.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN ANTONIO B.:

      Muchas gracias, Juan Antonio. Espero que lo hayas disfrutado.

      Bisous.

      Eliminar
  3. No podía ser de otro modo teniendo en cuenta la interpretación literal de la Biblia, en aquellos tiempos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DLT:

      Así es, Dlt, no podía ser de otra manera si se interpretaba literalmente la Biblia. Pero en el Renacimiento sí surgieron nueva interpretaciones de la Biblia: el protestantismo de Lutero. Pero en nuestro país ya se encargaría la Inquisición de mutilar cualquier atisbo ideológico que atentara contra su poder.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Cuanto aprendo en tu casa, por cierto ¿te apetece una manzana?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PILAR V:

      Gracias; Pilar. Una manzana saludable siempre apetece.

      Saludos

      Eliminar
  5. Un excelente y curioso trabajo, Marisa. No he comentado el segundo mordisco pero lo he leído y disfrutado.
    Me ha gustado mucho la doble lectura que apuntas en la poesía de San Juan de La Cruz, esa convergencia entre lo místico y lo mundano que cualquier lector intuye a través de una exquisita composición, con un lenguaje sencillo. La Santísima Trinidad formada por el sentimiento místico, el sentir amoroso y lo tangiblemente carnal.

    El Jardín de Las Delicias siempre me ha fascinado, desde que contemplé por primera vez una reproducción en mi infancia. Una desconcertante obra, muy medieval, que bien podría atribuirse a un artista de graffity y que, gracias al interés de Felipe II poe el artista, en España gozamos de la mejor colección mundial de sus obras.
    En fin, que cuando mi Eva y yo comemos en el postre manzana yo la pelo y la parto para implicarme en el rito pecaminoso de su degustación, compartiendo plenamente el dulce pecado.
    Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
  6. Un excelente y curioso trabajo, Marisa. No he comentado el segundo mordisco pero lo he leído y disfrutado.
    Me ha gustado mucho la doble lectura que apuntas en la poesía de San Juan de La Cruz, esa convergencia entre lo místico y lo mundano que cualquier lector intuye a través de una exquisita composición, con un lenguaje sencillo. La Santísima Trinidad formada por el sentimiento místico, el sentir amoroso y lo tangiblemente carnal.

    El Jardín de Las Delicias siempre me ha fascinado, desde que contemplé por primera vez una reproducción en mi infancia. Una desconcertante obra, muy medieval, que bien podría atribuirse a un artista de graffity y que, gracias al interés de Felipe II poe el artista, en España gozamos de la mejor colección mundial de sus obras.
    En fin, que cuando mi Eva y yo comemos en el postre manzana yo la pelo y la parto para implicarme en el rito pecaminoso de su degustación, compartiendo plenamente el dulce pecado.
    Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO.

      Menos mal que Felipe II hizo algo bien por su reino... Me gusta que seas tú, el hombre, quien ofrezca a la mujer esa inquietante y "pecaminosa" manzana.

      Encantada de que te haya gustado, amigo Jano.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Marisa, me gusta las imágenes que pones y las alusiones a las tendencias literarias...y nos preguntas: ¿no comió Adán también del fruto prohibido? claro que sí, pero él no es susceptible de equivocarse...quizás lo hizo (lo de comer con ella) para no demostrarle su superioridad intelectual... para no abusar de la delicadeza que ese Dios del Paraíso puso en la bella Eva...

    Un abrazo grande, Marisa.

    ah, y quedo a la espera de otro mordisquito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIÁN:

      Hola, Marián:

      Me ha hecho mucha gracia lo del Adán condescendiente intelectualmente con Eva... Desgraciadamente, en la actualidad hay muchos Adanes descendientes directos de ese Adán primigenio... ;-)

      Un besito.

      Eliminar
  8. Echaba de menos estos mordicos tuyos. Las palabras de san Juan de la Cruz son enigmáticas a la par que bellas. Si las tomamos literalmente seremos incapaces, o casi, de entender algo.
    En cuanto a El Bosco, ese pintor antecedente del surrealismo, permíteme que le describa como genial en su hermetismo. Como el santo español se necesitan explicaciones para poder comprender su mensaje a través de los siglos. En todo caso, eran dos hombres y como tales consideran a las mujeres, a Eva, comp culpable y pecadora.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN CASCÓN:

      El misticismo en general pienso que es una cuestión más de fe que de razón. Me quedo con la lectura humana y amorosa del cántico de San Juan.

      Un beso, Carmen.

      Eliminar
  9. Conozco a alguien que presentó el mismo relato a dos concursos distintos, uno de relato místico-religioso y otro de relato erótico. Lo curioso es que ganó en uno de ellos, no recuerdo en cual. Saludos desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELIPE TAJAFUERTE:

      Esa es la magia de la literatura, Felipe, las múltiples lecturas interpretativas de un mismo texto.

      Saludos

      Eliminar
  10. Desde luego la figura de la mujer no era bien valorada en el pasado como muestras en esta exposición, incluso hoy cuesta que la sociedad acepte una relación de igualdad con el hombre. El cuadro de El Bosco es de una belleza especial. Desde luego San Juan de la Cruz es un poeta extraordinario que sufrió persecución por su obra. Desde luego sus versos son versos,tanto en un sentido religioso como profano.
    Esperemos el siguiente mordisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Totalmente de acuerdo en todo lo que dices, Valverde. La mujer lleva en su mochila a través de los siglos, un equipaje demasiado pesado, discriminatorio e injusto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. He escrito un comentario mal redactado. Pido disculpas, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Sobran las disculpas, amigo, yo no encuentro ninguna incorrección ni en contenido ni en forma.
      Muchas gracias por participar, Valverde.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  12. Jjejeje Estoy con Marián: Adán sólo mordió la manzana para no avasallar a la pobre Eva con su superioridad intelectual. Otra cosa sería si le hubiesen ofrecido un yogurt caducado...
    Pese a la brevedad de la entrada, nos dejas dos autores para profundizar a conciencia: San Juan de la Cruz, a la complejidad desde la sencillez y El Bosco, o cómo "meter" todo en un cuadro... hasta hacer casi imposible su total interpretación.
    Un fuerte abrazo, Marisa. Soy Xibeliuss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS:

      El comentario de Marián ha estado más que afortunado,jejjeje.
      Realmente dos autores de plena profundidad y de compleja interpretación.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Voy a hurgar más por este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JORDIM:

      Está a tu disposición. Bienvenido al blog, Jordim.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Nunca me olvido de ti ni de tu blog, siempre me hago un tiempo para aprender, para viajar.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HUMBERTO DIB:

      Muchas gracias, Humberto.
      Yo sí que estoy en deuda con todos vosotros pero el verano es para descansar y eso es lo que estoy haciendo. Aunque no me olvido de vosotros.

      Un besote.

      Eliminar
  15. Querida Marisa, Blogger me quiere poco y mal.. Esta es la tercera vez que escribo un comentario. Nunca aparece. Pareciese que va repasando la lista de mis amigos/as y va tocando con sus largos dedos de ordenadores receptores para dejarme o no escribir comentarios. Si esta vez ya no aparece, como dicen en mi tierra "me desapunto".
    Este etrcer bocado es tan espléndido como los anteriores. Posee la particularidad de hablar del Cantar de los Cantares", que poseo en una edición quasi original, como dice el editor, miniado con pan de oro y procuro, todas las semanas, pasar una página puesto que se encuentra en un atril y leerla con atención. Se han dicho tantas barbaridades por la iglesia católica de esta traducción de este místico fraile que es de nota las aberraciones abmitidas sobre ella. En cuanto a El Bosco y su imaginación burlesco- matirizante, seguidora de doctrinas eclesiásticas, mosógino, como la iglesia desde el principio en Jerusalén y Nicea, posee la oportuna e ineludible fijación sobre el fruto y la mujer como mal de todos los males. Las vejaciones que la mujer ha soportado desde que no mordió la manzana, sino que se la hizo morder por su simbología los inventores de la multinacional, ha sido de locos, imcapaces, sádicos y excitados sin freno con los relatos en el banco solitario del psiquiatra gratuito. Menos mal que El Bosco supo exponer la realidad de las mentes retorcidas. Como siempre, Marisa, excelente bocado.

    Un cariñoso abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      Mi querido Antonio, cuánto siento esos desencuentros con Blogger. Afortunadamente, este comentario que dejas sí que ha aparecido.

      Qué maravillosa debe de ser esa edición que describes del "Cantar de los cantares". Debe ser una verdadera joyita. En cuanto a las interpretaciones de la iglesia católica... ya sabes...siempre en esa línea tan poco afortunada.
      Me quedo con el resumen que haces del Bosco, supo exponer esas mentes retorcidas y misóginas.

      Espero que tu verano esté siendo estupendo, amigo.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  16. Hola, Marisa. He estado un tiempo perdida, pero me he hallado por fin. Veo que sigues con tu interesante estudio de la historia de la manzana en manos de la mujer, siempre señalada con el dedo, como en el genial cuadro de El Bosco.
    Feliz de volver y reencontrarnos,
    Un beso,
    Marta C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTA C:

      Hola Marta. Ya ves que yo también ando dispersa hace ya algún tiempo-
      Espero que este verano esté siendo perfecto para ti.
      Gracias por tu tiempo y un fuerte beso.

      Eliminar
  17. Cuando publicaste esta entrada estaba yo de viaje por México, pero ahora vengo aquí, por supuesto a deleitarme con tu tercer mordisco y esperaré pacientemente el cuarto.

    Quiero aquí señalar especialmente, la idea de culpa trasmitida a todas las descendientes de Eva, por el pecado original, para la religión católica, diferente de la judía ( en la que el pecado no se arrastra y transmite de generación en generación) o de la musulmana en la que incluso, éste se rechaza.

    Esa idea de culpa y pecado, para y todas las hijas de Eva, transmitida de generación en generación, la vemos aquí muy presente en las obras que citas, cosa que no ha hecho más que fortalecer, lamentablente, la ideología patriarcal y el desprecio a la mujer.

    Un abrazo y feliz descanso estival, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MYRIAM:

      Hola Myriam. Espero que ese viaje por México haya sido placentero.
      Me ha gustado mucho el breve análisis que dejas de los conceptos de "culpa" y "pecado", términos forjados por el catolicismo por su efectividad para el mantenimiento de su poder. Y coronando ambos conceptos, allí sitúan a la mujer.
      Lástima que, como bien dices, esa concepción se arrastre hasta nuestros días.

      Gracias por tu tiempo y espero que el verano esté siendo gratificante para ti.
      Un fuerte abrazo, Myriam.

      Eliminar
  18. Paso a dejarte saludos Marisa.
    Hoy me acordé de vos, porque el domingo ppdo. fui a una expo-poética de espejos y lunas.
    Siempre te recuerdo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      Muchas gracias, Adriana. Yo también me acuerdo de vosotros aunque este verano esté desaparecida. El descanso es necesario.

      Muchos besos, mi bella Adriana.

      Eliminar
  19. Es estupenda esta sección, Marisa. Hoy he encontrado aquí una de mis obras predilectas: "El jardín de las delicias" un cuadro que despierta miles de conclusiones y por el que no pasa el tiempo. Curioso cómo cambia el significado de la manzana cuando esta cambia de mano. Esperamos el mordisco barroco con ansias. Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARCOS CALLAU:

      Gracias, Marcos. El motivo, en este caso, es la manzana, pero esa diferencia de género (impropiamente denominada así) se puede encontrar en centenares de motivos de nuestra literatura.

      Espero que tu verano esté repleto de musas, querido poeta.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...