domingo, 25 de noviembre de 2012

Vengo de olvidarte. Belén Reyes.



Belén Reyes


La poetisa y narradora que hoy les presento es Belén Reyes. Nació en 1964 en Madrid, en el barrio de Lavapiés como su admirada Gloria Fuertes, quien le prologó su libro de poemas “Desnatada” (1992) Desde muy niña comienza a escribir poesía, de hecho conserva poemas escritos a sus ocho años. Es una mujer fruto de sus lecturas; Hermann Hesse la marcó particularmente y también los poetas: Cernuda, Lorca, Edmundo de Ory, Miguel Hernández, Gabriela Mistral, etc. Entre sus publicaciones destacan “Fotograma de mujer” (1997), “La carta” (1999), “Ponerle un bozal al corazón” (2002) con prólogo de Cristina Peri Rossi,  y “Atrévete a olvidarme” (2007) su último poemario hasta la fecha.

 La poesía de Belén Reyes se caracteriza por su profundidad, originalidad y sinceridad. El desamor suele rasgar la piel de sus versos, con dolor pero también con ironía, provocando la media sonrisa como cauce para poder seguir oyendo el eco de las huellas del camino de la vida…

“Vengo de olvidarte” es un poema que pertenece a su poemario “Ponerle un bozal al corazón” (2002), aunque ella no se lo pone, deja que fluya ese grito de dolor mientras los días son la materia prima con que elaborar el olvido...




VENGO DE OLVIDARTE

BELÉN REYES


Vengo de olvidarte...

pero llego a casa y me tropiezo contigo,
en las cosas que me miran con tus ojos,
en las pelusas del pasillo
que me enredan leves,
con tu olvido.

Vengo de olvidarte...
y puede
que cambie de casa
y siga viniendo de olvidarte,
que cambie de cuerpo
y te siga deseando,
que cambie de vida
y te siga viviendo.

Vengo de olvidarte.
Tiro el bolso
y se cae el pintalabios,
un beso metálico en el parquet
me recuerda la ausencia de tu boca.

Con vocación de olvidarte
me muevo.
Cada minuto y centímetro
que salgo de mí misma
hago eso, insisto en ello.

Mi obstinación es olvidarte
mi trabajo es olvidarte
mi verso es olvidarte
mi insulto es olvidarte,
mi presente y mi futuro es olvidarte.
Y vengo y voy
para olvidarte.

Me duermo y me despierto
para olvidarte.
Soy lo que soy
para olvidarte.

Me voy a otras cosas
a otras casas
a otros seres
a otras páginas.

Me voy a otros versos
a otras voces
a otros canales
a otros ríos.

Me voy, me voy, me voy
continuamente.
Y cuando vuelvo…
abro la puerta
tiro el bolso
                el pecho
                                la careta
                                                  y el tabaco…

y sé que vengo de olvidarte.





44 comentarios:

  1. beautiful poem i consider a great write you are very creative an very talented kisses charles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CHARLES:

      I'm glad you liked the poema.
      Kisses, Charles.

      Eliminar
  2. Me encantó, es un poema veleidoso, que tiene el acento femenino en cada verso.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL DRAC:

      La encantada soy yo porque te haya gustado esta composición de Belén Reyes y la hayas disfrutado.

      Un abrazo, Drac.

      Eliminar
  3. El empeño de olvidar que es imposible, parece fácil pero ya lo dijo Neruda. No la conocía, pero sus versos son frescos y directos, además de sinceros, como bien apuntas. Y tiene ya una larga y dilatada trayectoria. Buescáré más versos suyos, con la buena referencia que nos dejas. Abrazos, Marisa y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      Bien expresado, Paco. Aunque la reiteración del término "olvidarte" en el poema sea constante, inevitablemente nos remite a "recordarte" aunque no aparezca ni una sola vez.
      Creo que Belén Reyes ha transmitido excelentemente ese deseo de querer olvidar que, una y otra vez navega y naufraga en el mar de los recuerdos inevitablemente.

      Me alegra que esta composición te haya animado a seguir leyendo a Belén.

      Un abrazo y buena semana, compañero.

      Eliminar
  4. Marisa, gracias por compartir otras letras.
    Esto permite a los buscadores insaciables de la palabra creativa conocer nuevas e interesantes voces literarias
    Es un bellísimo poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BATISTA:

      La belleza de este poema palpita como su dolor y también su vitalismo. Sinceramente, creo que no he leído nada que se le parezca: a través de la máxima sencillez de unos versos y una metáforas humildes y pulidas, Belén Reyes ha sido capaz de construir todo un entramado de sentimientos profundos, reconocibles y de los que al lector no le es difícil participar.

      Me alegro de que lo hayas disfrutado. Gracias por tu tiempo y un fuerte abrazo, Felicidad.

      Eliminar
  5. Quizás si no lo hubieras dicho no me hubiese dado cuenta, pero sí, hay un rescoldo de la poesía "adulta" de Gloria Fuertes en los versos de Belén; quizás esa suave patina casi irónica, que no del todo (yo lo veo como sonreirse ante las propias debilidades)

    Me ha gustado, Marisa: el poema que nos presentas y los pocos (¡ay!) que tiene en su web. Gracias por presentarnosla.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS JAR:

      Belén Reyes es una ferviente admiradora de Gloria Fuertes, vecina de su barrio de Lavapiés, a la que conoció muy pronto y la que le prologó su libro de poema "Desnatada". Sí, la influencia estilística se nota, aunque Belén haya seguido otro camino, yo diría que líricamente más profundo.

      Me alegro de que te haya gustado y te hayas animado a leer más de esta escritora, Xibeliuss.
      Gracias a ti por tu tiempo.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. A mí también me ha gustado. Creo que no me olvidaré del nombre de Belén Reyes, poetisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DLT:

      Satisfecha de que te haya gustado esta autora y de que hayas disfrutado de este poema, Dlt.

      Besos.

      Eliminar
  7. Un representativo poema, Marisa, del drama silente de la destrucción de las relaciones de pareja, que no tienen que ser eternas.

    (...)pero llego a casa y me tropiezo contigo,
    en las cosas que me miran con tus ojos,
    en las pelusas del pasillo
    que me enredan leves,
    con tu olvido.(...)


    Esas "pelusas del pasillo" que enredan su dedo para que no se olvide de algo importante, como el viejo truco de anudar un hilo en el dedo índice para recordar algo importante: olvidar para recordar...

    (...)Mi obstinación es olvidarte
    mi trabajo es olvidarte
    mi verso es olvidarte
    mi insulto es olvidarte,
    mi presente y mi futuro es olvidarte.
    Y vengo y voy
    para olvidarte.(...)


    Las mujeres tenéis una peculiar forma de romper relación y obtener el olvido: el elefante rosa en el que no debes pensar y por no querer pensar te obsesiona: ese pintalabios que cae en el "metálico parquet" en ausencia de tu boca, ya "olvidada". Y cuando os vais, venís de olvidarnos para siempre.
    Es un poema muy real y mesurado en el sentimiento, sin drama ni rencor; con ese toque de esperanza que nos une a mujeres y hombres, como las pelusas que se forman en el pasillo después de haber andado ambos por la casa.
    Un beso, Marisa.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      Buen análisis, Jano, y además, estoy bastante de acuerdo con él.

      Me ha llamado la atención algo que dices sobre la forma tan peculiar que tenemos las mujeres de olvidar a un hombre que ha formado parte de nuestra vida. Aunque tiendo siempre a igualar a hombre y a mujer ya que por razón de sexo (varón/hembra) casi ninguna diferencia es posible en muchas cosas, en cuestión de sentimientos somos completamente DIFERENTES. O dicho de otra manera: vivimos en planetas a años luz de distancia.Esta diferencia -que en un instante comentaré- no dignifica a uno en detrimento del otro, simplemente sentimos el amor y el desamor de manera muy, muy distinta.

      Mientras que la mujer -como dices- "olvida para recordar", el hombre "recuerda para olvidar". No es un patrón universal pero cierto, cierto, en muchísimos casos. No sé cómo siente el hombre -porque cuantos más conozco, más os desconozco- pero cuando la mujer ama, ama para siempre. Esto no significa obsesión frente al hombre protagonista de la ruptura, pero siempre nos acompaña aunque las vidas de ambos sigan caminos diferentes. De forma plácida o tormentosa -que de ambas cosas participa el poema- pero sois como un tatuaje imborrable en nuestro registro de sentimientos. Vosotros, quizás, tenéis más capacidad para olvidar aunque caigáis en el recuerdo. Nosotras tenemos más capacidad para recordar aunque caigamos en el olvido.

      Y creo que todo esto Belén Reyes lo borda en el poema, lo transmite con una sencillez que a mí me cautiva, lo versifica con una sinceridad aplastante y lo exterioriza magníficamente desde el interior más interiorizado y oculto de una mujer.

      Espero que te haya gustado, Jano. Yo siempre agradeciéndote no solo tu tiempo sino tu participación activa en mis entradas que me encanta.

      Un besote, alienígena, ;-)

      Eliminar
    2. ¿Alienígena? será porque estoy un poco loco pero, te aseguro que soy de este mundo.
      El poema de Belén me ha encantado por la sinceridad y la sencillez profunda en la expresión de una ruptura que utiliza lo cotidiano, lo que te recuerda a la vida real del día a día que has vivido y quizás quieras recuperar con ese pintalabios caído, con esas pelusas del pasillo que le <> Recordando.
      Hacer una Maratón entre hombres y mujeres me parece estúpido porque solamente diferimos en las formas y en los modos, pero no en lo fundamental: una ruptura es tan dolorosa para cualquier persona que la sienta y no hay años luz que nos separe porque no somos galaxias, que se alejan o se destruyen cuando chocan; sólo somos personas que se unen para gozar de la vida en todos los sentidos hasta que surge una crisis que trataremos de salvar o daremos curso a la separación. Está bien el recuerdo en el olvido cuando no quieres olvidar, porque olvidar es renunciar a algo importante en tu vida, con su lado oscuro como todo en la existencia.
      Se dice que el saber no ocupa lugar...¡ mentira! Nuestro cerebro acumula una cantidad ingente de información de todo tipo pero se deshace de lo superfluo, quizás como los ordenadores: comprimiendo y guardando hasta que tú evocas la información, que te costará recuperar un cierto tiempo. Pero una vivencia importante nunca se comprime, siempre está a flor de piel para ser vivida y sentida y, en el peor de los casos, ir comprimiéndola, poco a poco en el pensamiento, hasta olvidarla nunca por completo. Lo peor y lo más discapacitante de esta vida es el olvido de datos y de sentimientos.
      Un besazo, Marisa, y que me ha gustado mucho tu poetisa (si Gloria Fuertes la hubiera oído, le diría: ¡Muyaya! ¿cómo que poetisa? ¡poeta, que es un término menos ridículo y machista! Aquella cabra loca que amaba a la gata Chundarata...

      Eliminar
    3. Mi querido Jano:

      Lo de alienígena venía por mi visión subjetiva -aunque compartida- y un poco mordaz, sobre que hombres y mujeres somos de diferentes planetas porque en multitud de ocasiones nos cuesta muchísimo entendernos y sentir las cosas de manera al menos parecida, aunque en el fondo pensemos, sintamos y digamos lo mismo pero variando la forma de hacerlo.

      Lo de la maratón entre hombres y mujeres estoy de acuerdo contigo: salgo corriendo cuando una conversación toma esos derroteros. Y en cuanto a que estamos a años luz en sentimientos, lo sigo pensando porque creo que es así. No sentimos igual las cosas. Pero no es negativo -en muchas ocasiones- somos dos piezas que complementan un mismo puzzle, y si fuéramos iguales las piezas no podrían encajar. Nos complementamos y nos diferenciamos, con sus ventajas y sus inconvenientes. Pero la ausencia de cualquiera significaría un puzzle incompleto, Nos necesitamos. También nos amamos. Perseguimos un mismo fin aunque por diferentes caminos en la forma de sentir. Y creo que esto es un hecho, explicable por la ciencia si nos atenemos a nuestra configuración cerebral diferente, y explicable por el día a día más profano que evidencia esas diferencias que nos complementan.

      En fin, querido Jano. Nuestra conversación evidencia lo dicho, jajja.
      Me ha encantado y he sonreído un buen rato con el último párrafo de tu comentario. Tienes mucha razón.

      Un beso grande, grande y siempre mi respeto y admiración.

      Eliminar
    4. Gracias, Marisa, el sentimiento y el respeto es mutuo y agradable.
      Se me olvidó decir que Gloria Fuertes era, para mí, una persona admirable, divertida y genial en su sencillez; y mi hijo ha gozado de sus poemas y también de esa "gata chundarata" en un hotel de Fuerteventura, su tierra canaria.

      Eliminar
  8. Una verdadera belleza.
    Me encantò.
    Besitos Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      Me alegro de que te haya gustado, Adri.

      Besos.

      Eliminar
  9. No soy un entendido en poesía, de hecho no me gusta demasiado, pero se reconocer cuando algo está bien escrito y transmite emociones como es el caso.
    Un abrazo, Audrey!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOSEP CAPSIR:

      ¡Qué alegría Josep! Te echaba de menos.

      Entiendo que no te guste la poesía en general ya que tus magníficos relatos participan poco de ella. Y no lo digo con sentido peyorativo sino que no me imagino esas estupendas y desternillantes historias que nos cuentas, salpicadas con unos versos líricos, jejje. Aunque en ocasiones, tus relatos son poesía jocosa, humorística y satírica, a pesar de que no te guste -seguramente- mi valoración.
      Todo lo que sale del genio y del ingenio, llámese poesía o antipoesía, es digno de alabar.

      A pesar de todo, me alegra de que este poema de Belén Reyes haya hecho un rasguño en ese corazón prosístico.

      Un beso, crak!

      Eliminar
  10. Algo observo o siento en sus versos que me traen a la Mistral al pensamiento, quizás el reflejo sencillo de unos versos bellos y profundos. Olvidar, olvidar, cuando su presencia es cada día un intento por escapar.
    Besitos Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TATY CASCADA:

      Llevas razón, Taty, Belén recuerda a esos versos sentidos de Gabriela Mistral. Yo también lo había pensado. Cuando me puse en contacto con ella para que me autorizara la utilización de su imagen y texto, hubiera debido preguntárselo, pero estoy casi segura de que G.Mistral ha sido uno más de sus libros de cabecera.

      Sí, empeño en olvidar pero más empeño aún de escapar de ese sentimiento poderoso que -en mi opinión- destruye.

      Besos, Taty.

      Eliminar
  11. Hermosa
    Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y deja un comentário, para YO, seguí en su blog con facilidad.

    Abrazos, del Brazil.

    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOSÉ MARÍA SOUZA COSTA:

      Bienvenido al blog, Jose María.
      Gracias por la invitación, me pasaré con mucho gusto por tu espacio.

      Saludos.

      Eliminar
  12. ¿Se puede llegar a olvidar algo que no se quiere borrar de la memoria? Si acaso se arrincona en el baúl de los sueños truncados o en el desván de los recuerdos imborrables. Duermen ahí, agazapados, esperando a salir en cuanto la tapa o la puerta se abran, pillándonos de improviso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN BÉJAR:

      Cuánto peligro tienen ese baúl y ese desván que tan bellamente describes, Carmen... Habrá que blindarlos...

      Un beso.

      Eliminar
  13. "Sólo una cosa no hay. Es el olvido." (Borges dixit.)

    Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN ANTONIO:

      Gracias por la cita, Juan Antonio. Yo tampoco creo que exista el olvido, aunque quizás sea mejor pensar lo contrario.

      Besos.

      Eliminar
  14. El olvido como paradójico ejercicio de la memoria nos condena irremisiblemente al perenne recuerdo. Las hojas de ese árbol caerán, una a una, cada otoño, pero volverán a brotar, machadianamente, en primavera.
    Decía Neruda en su Poema 20: "Ya no la quiero, es cierto; pero tal vez la quiero."

    He aquí otra forma de expresarlo:

    http://www.youtube.com/watch?v=kLT-vVgXsZs

    Gran poema de Belén Reyes y magnífica tu reseña.
    Besos, Marisa.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIGUEL COBO:

      Miguel, esas hojas primaverales y machadianas inexorablemente reverdecerán siempre. Así es.

      Me encanta el enlace que me has dejado de esa versión de "Procuro olvidarte" que desconocía. Gracias. Tienes buen gusto para la música, creo que ya te lo dije en otra ocasión.
      A olvidar mientras pisamos y contamos las hojas caídas...

      Me alegro de que te haya gustado el poema de Belén Reyes.
      Besos también para ti, mi querido amigo riográfico.

      Eliminar
  15. ¡¡DE PIE Y APLAUDO!!

    Que profundo y bello poema,plantea ese momento en que queremos olvidar y todo lo que nos rodea, plantea lo contrario. Gracias Marisa por darla a conocer.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIA ROSA GIOVANAZZI:

      El hombre (y mujer) propone y... el corazón dispone... Así, es Mariarosa.
      Encantada de que te haya gustado el poema de Belén Reyes y lo hayas disfrutado.

      Gracias a ti por tu tiempo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. No había leído nada de esta autora, entre otras cosas porque no soy un asiduo lector de poesía. Tendré que corregir esto por me ha parecido espléndido. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELIPE TAJAFUERTE:

      Me alegra que este poema de Belén Reyes te haya abierto el apetito por su poética en particular y por la poesía en general, Felipe.
      Encantada de que lo hayas disfrutado.

      Saludos.

      Eliminar
  17. Es tan homogéneo su afán por olvidarlo que lo conseguirá. ¡Qué triste fuerza! ¡Qué sonora penumbra produce la realización de lo autoimpuesto!
    Pero su voluntad es tan fuerte, su decisión tan imperiosa, sus sentimientos tan doblegados, que no es posible otra solución: debe olvidarlo.
    Marisa, lo he leído varias veces en distintos días para comprobar que, efectivamente, esta voluntad de hierro, esta nueva vida que surgirá del olvido, este enmudecimiento del amante, implica que su abandono debe producirse. Y debe producirse con valentía, con furia, con recuerdos olvidados y nunca placenteros.
    Felicita de mi parte a tu amiga Belén Reyes por ser una poetisa con un poder sobre el ritmo sublime.
    Con respecto a tu documentación y selección de la poetisa, es maravillosa. Aunque soy un zote para la poesía, voy a comprar dos obras de Belén, una de la primera etapa y la última publicada, para comparar su evolución. Espero tener que comprar el resto porque sé que me gustará.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      Ese enmudecimiento del amante al que aludes solo puede merecer un olvido valiente y enérgico. Y el camino para llegar a ese "pseudolvido" solo puede ser el de los recuerdos dolorosos, no placenteros. Estoy de acuerdo contigo.
      El problema es que nuestro cerebro se sabe muy bien la teoría pero muy mal la práctica por ese afán de protegernos contra el dolor (recuerda lo que publiqué de Punset en mi entrada "El alma está en el cerebro").

      No soy amiga de Belén Reyes. El único contacto que he tenido con ella es para que me autorizara la utilización de su imagen y su texto, lo cual lo hizo encantada. Pero estoy de acuerdo contigo, es una gran poetisa. Y estará feliz de esas ventas y ese interés con que la vas a obsequiar. Por cierto... no me creo que seas un zote, como dices, para la poesía, querido Antonio. Esta, la poesía, se cifra y descifra con la sensibilidad, y de eso estás sobrado, amigo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. aprecciated you blog kisses charles

    ResponderEliminar
  19. Hola, Marisa. Qué regalo tan inesperado nos has traído hoy a tus páginas. Qué palabras tan cotidians, tan sencillas, pero con qué carga de emoción. Esto es lo que nos demuestra que la sencillez, las palabras más comunes pueden combinarse de tal manera que susciten sentimientos tan profundos y tan tristes, pero también tan bellos. Gracias por el regalo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTA C.:

      Encantada de haberte presentado a Belén Reyes y de que hayas disfrutado del poema.

      Un beso, Marta.

      Eliminar
  20. Bello poema el de Belén Reyes, que me hizo acordar de unos versitos:
    Cuántos artilugios
    he inventado para olvidarte,
    y siempre me gana tu recuerdo.
    UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARLOS AUGUSTO PEREYRA MARTÍNEZ:

      Gracias a ti por esos versos, Carlos, y encantada de que te haya gustado el poema de Belén Reyes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me suena mucho a "la nueva sensibilidad", a la poesía de la experiencia, ¿verdad?
    Me ha gustado. No sé cómo se me ha pasado este post, porque abro todos los blogs un par de veces cada semana.

    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALBERTO GRANADOS:

      Encantada de que te haya gustado, Alberto.
      Tengo que reconocer que yo en poesía soy más bien clásica. Exceptuando el surrealismo y poca cosa más, huyo de experiencias líricas novedosas. La poesía de Belén Reyes es una excepción: me resultó novedosa pero franca, muy honesta y sincera. Y todo lo que se escribe desde la tinta del corazón que sangra, merece un aplauso.

      Un abrazo, Alberto.

      Eliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...