jueves, 6 de junio de 2013

BRÚJULAS


(Voces silenciosas X)

BRÚJULA DEL SUR


El norte no existe cuando la luz mira al sur. Detrás del espejo del mar, las direcciones son caminos nebulosos de cristal azul. Peces errantes de norte vuelan en nubes húmedas de sueños. Aves sedientas de sal bucean en olas extraviadas de brújulas. Y en el horizonte que desafía al eje terrestre sigues estando tú. Allí, donde el norte no existe.






VUELO PELIGROSO

La piel de las rocas escribe rutas no recomendadas a las lágrimas, surcos ahogados de trampas para aquellos que osan escalar a sus rincones más íntimos. Pero el peligro solo es la voz que susurra el silencio de lo que tiembla. El miedo es el muro más poderoso que impide avanzar. Al llegar a la cima el eco del mar desnuda lentamente tus alas. Y desearías echar a volar.






EL GRITO DEL MAR

El mar sabe gritar a sal. Escupe olas que escriben en las rocas tatuajes de bramidos, tormentas de caracolas mudas. Y excava con sus puños de mareas una gruta profunda, talla y cincela el corazón del acantilado. Venas de sal y agua recorren sus arterias. Allí se escucha el grito del mar, allí se escuchan mis latidos.






REFUGIO

Abrigo mi alma con las sombras de la luz. Los refugios de la noche mienten, las estrellas han naufragado en el azul del mar. Aún brilla su estela encendida en los surcos del Mare Nostrum como ondina portadora de fatal destino. La mirada al horizonte es protegida por los muros cincelados por el viento. Y respiro frío gélido bajo la sombra mientras se ahoga la última estrella.






EL CAMINO DEL MAR

En la alfombra de la playa se escriben las huellas del mar. Alfabetos de caracolas y conchas serpean la caligrafía de su voz. En la orilla del azul dibujo el camino del mar pero las olas implacables en su deambular, borran los trazos firmes de iniciales de nombres, de sueños, de narrativas deseantes y deseadas que llegan a su final.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar…






EL PUENTE DEL MAR

Albañil de puentes es el mar después de la noche de siglos en las que arrojó su ira de olas plateadas. Tras la tormenta no solo brota la  desolación sino esculturas de lenguajes que derrotaron a la Torre de Babel. Los puentes unen el alfa y el omega, la tierra y la sal. Amantes eternos el continente y la mar.






DEL CIELO AL SUELO

Entre el cielo y el suelo habita el mar. Sobre la playa sueña sus sueños, sobre el cielo desea soñar. La tarde despliega sus pinceles de soledad y las acuarelas comienzan a navegar en el bajel de los recuerdos. El horizonte, hambriento de nostalgias, muestra sus fauces carnívoras de deseos. Y todo en un instante desaparece. Solos tú, yo y el mar.



Fotografías:

Marisa Vegas
Denia (Alicante)- Mayo 2013



58 comentarios:

  1. He sorteado los peligros y los bramidos de ese mar azul, encontrando en cada escollo las fantásticas fotografías de Marisa Vegas, siempre apoyado en tus brújulas, hasta llegar al horizonte donde, según tú dices, el eco del mar desnuda sus alas y se ahoga la última estrella.
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELIPE TAJAFUERTE:

      He contemplado en el mar que os muestro que se ahogaban las estrellas... efectivamente.
      Encantada de que hayas disfrutado la entrada, Felipe.
      Un saludo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  2. Besos de agua...

    ... en un mar sin norte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DAVID:

      Has comprendido las coordenadas de ese mar...

      Besos de plenilunio.

      Eliminar
  3. Siempre hay un faro que alumbra, siempre una aguja que marca la dirección correcta, sólo es cuestion de encontrarla, de saber discernirla, porque necesitamos la luz de los faros, el norte de las brújulas, como tú sola has sabido exponer. Buen fin de semana, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      El norte a veces es esquivo. Incluso desafía a las mismas brújulas...

      Un abrazo y buena semana, Paco.

      Eliminar
  4. Pobre de aquel se lama una gota de mar y no se estremezca por su sal, no tendrá luz que acompañe sus pasos, aún siendo infinitos.
    Mil caricias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BAENA:

      El mar siempre nos estremece por su poder. Solo la estulticia es capaz de no apreciar su mirada de sal.

      Gracias por tu tiempo y un fuerte abrazo, Baena.

      Eliminar
  5. Bellísimas imágenes y textos Marisa.
    Abrazos y besos.

    (...)

    ¿qué es en definitiva el mar?
    ¿Por qué fascina? ¿por qué tienta?
    es menos que un azar / una zozobra /
    un argumento contra dios / seduce
    por ser tan extranjero y tan nosotros
    tan hecho a la medida
    de nuestra sinrazón y nuestro olvido

    es probable que nunca haya respuesta
    pero igual seguiremos preguntando
    ¿qué es por ventura el mar?
    ¿por qué fascina el mar? ¿qué significa
    ese enigma que queda
    más acá y más allá del horizonte?

    Mario Benedetti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      Bellísimos estos versos de mi adorado Benedetti y bellísima esa imagen que deja del mar como extranjero seductor.
      Gracias por este regalito, Adriana.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Mil besos.

      Eliminar
  6. El mar; qué lejos el mar. Qué cerca los olivos de suicidios dulces como sueños de islas.
    Los jiennenses evocamos la mar, madre planetaria, desde nuestro mar de olivos seculares, machadianos.

    Belleza de textos y fotografías en un crisol perfecto.

    Besos, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIGUEL COBO:

      Hermoso y valioso mar de mareas verdes el que tenéis los jienenses. Olivos machadianos y también de tu tocayo:

      Andaluces de Jaén,
      aceituneros altivos,
      decidme en el alma: ¿quién,
      quién levantó los olivos?

      No los levantó la nada,
      ni el dinero, ni el señor,
      sino la tierra callada,
      el trabajo y el sudor. (...)

      Miguel Hernández

      Un beso, querido Miguel.

      Eliminar
  7. El mar ejerce una apabullante sensación de querer más, de viajar hacia otra parte, no se sabe bien dónde si hacia el interior de uno mismo o hacia otros países.
    ¿Sabes que me siento como esas "aves sedientas de sal" que "bucean en olas extraviadas de brújulas"?
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN CASCÓN:

      Deliciosamente definido y leído Carmen: el mar también nos hace viajar hacia nuestro interior, hacia esos países exranjeros que nos habitan.
      Encantada de que te haya gustado.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Un viaje precioso por tus palabras el que nos has dado. Muy hermoso. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARCOS CALLAU:

      Me alegro de que hayas disfrutado de ese viaje, Marcos.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Precioso blog, para leerlo despacio.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMAPOLA AZUL:

      Bienvenida al blog, está a tu entera disposición.

      Un saludo, Amapola.

      Eliminar
  10. Buenos días, Marisa.
    Preciosa serie de relatos cortos, teniendo el mar, como protagonista. Como todo lo que escribes, llenas de sensibilidad.

    Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL BRITO:

      Gracias, Manuel. Es una satisfacción que te lo hayas disfrutado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. El mar me fascina, crea caminos, más bien estelas, y no deja huella, simboliza la vida con sus tempestades y sus periodos de calma, deja huellas en la playa, pero el mar, como el olvido, borra os rastros y sirve de encuentro entre nosotros, el cielo y el horizonte, el futuro.
    Una poema lleno de emociones, pero escrito en prosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Y a mí me ha fascinado la imagen que dejas: efectivamente, las huellas del camino permanecen en el tiempo, mientras que las huellas del mar en la playa duran segundos; un buen sitio para comenzar de cero siempre.

      Me alegro de que te haya gustado, Valverde. Sí, ya conoces mi debilidad por la prosa poética...

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Marisa, el mar a veces y la mar otras, es el líquido amniótico en el que navegamos los isleños. Y tu texto me zambulle en un luminoso mar, su lenguaje de metáforas, sus imágenes que nos envuelven y seducen como esos remolinos que en ocasiones forma.
    La inmensidad serena del Mediterráneo recorrida en la magnífica embarcación de tu prosa poética.
    Me gusta la estructura del texto. Micros como islas que configuran un archipiélago entrelazado.
    Me ha encantado la travesía marítima y el paseo por la orilla de la mar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BATISTA:

      El mar para los que somos de tierra adentro, la mar para los que vivís y disfrutáis a su lado.
      Me ha gustado como has interpretado la estructura de mi relato: islas que configuran un archipiélago entrelazado.
      Gracias por tu siempre atenta lectura y me alegro de que te haya gustado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Alguien dijo que allá en el horizonte, cielo y mar copulan eternamente…Tus brotes salinos son elaborados trazos de tierra adentro, profundos ancestros de brújula y constelación…a todos nos mojan tus olas, y los paisajes que deletreas y fotografías nos irrumpen con coraje, tridente y admiración…Me quedo anclado en tu orilla, ninfa de tritón…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KIMBERTRANCANUT:

      Me ha encantado que hayas mencionado a la "Ninfa de Tritón" (siempre me quedo sorprendida con tu vasta cultura literaria, Kim). Permíteme que recuerde la historia.
      Tritón, rey del mar, se enamoró locamente de la Ninfa Luna. Pero esta ya había elegido a Helios, el rey del sol. Tritón, desesperado, asesinó a Luna con una espada vencido por los celos. El alma de la Ninfa Luna, subió a los cielos que es donde siempre la vemos, pero Tritón, arrepentido, comprendió que al matar a Luna se había matado así mismo pues ella era su sueño y cuando no quedan sueños... no queda vida. Asqueado de sí mismo, se refugió para siempre debajo de las aguas del mar pero recibió su castigo: ver a la amada que él mismo había asesinado, todas las noches reflejada en sus aguas para que no olvidara su injusta ira incontrolada.
      Se dice que cuando el mar está furioso y las olas rompen contra el acantilado, no es más que la furia de Tritón recordando eternamente que mató a su amada Luna y que de lo cual no puede perdonarse a sí mismo...

      He recordado la historia porque no solo me has identificado con esa Ninfa Luna en tu despedida, sino que, curiosamente, el texto guarda en sus entrañas una historia muy similar...

      Gracias por tu tiempo, Kim y por tus siempre nutridos comentarios.
      Un beso de ninfa.

      Eliminar
  14. Me ha encantado lo de la piel de las rocas..preciosas fotos...un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALP:

      Gracias, Alp, encantado de que hayas disfrutado de las metáforas y las fotografías.

      Un beso.

      Eliminar
  15. Siete momentos inseparables. Siete estados que se unen íntimamente con el transcurrir del día. Siete instantes que semejan uno. Siete momentos mágicos en los que mar y cielo se confunden, agua, rocas y la arena que ocupaba sus oquedades, se acarician hasta borrar y transformar formas y paisajes, nombres y palabras. El marino, desde el horizonte escudriña cómo cambia su costa, su tierra, y se despide de ella para no encontrarla a su vuelta como la dejó. ¡Duro trabajo de quien no puede volver al mismo lugar del que partió! Marisa, has escrito siete momentos mágicos en un lugar mágico: el mar. El espléndido reportaje fotográfico lo demuestra.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      Gracias, Antonio, tus comentarios siempre son de gran belleza.
      Como bien dices, los lugares o tierras que se dejan jamás son iguales cuando se consigue retornar a ellos. Que se lo pregunten a Ulises...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Hola, Marisa. Qué atracción tiene para nosotros el mar. Yo vivo junto a él y sea la la hora que sea me embruja (bueno, excepto en verano y lleno de bañistas) Tengo muchos relatos en los que el mar aparece como un imán que atrae o como el que devuelve vidas perdidas. A pesar de todo lo que se ha dicho y se ha escrito sobre del mar, sigue siendo fuente de inspiración.
    Tantas metáforas, historias míticas, aventuras, conquistas. Este mar que contiene nuestra historia y la historia de las raíces de nuestra cultura.
    A ti te ha inspirado estos bellos textos que has querido compartir con nosotros, un placer, como siempre. Un beso, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTA C.:

      Estoy de acuerdo contigo en unas hermosas palabras que dejas, Marta: que el mar devuelve vidas perdidas. Así es. Cuando nos extraviamos en nuestro camino, el mar siempre nos devuelve el valor y la energía para recuperar esa vida que un día se fue. A él no le importan los puntos cardinales sino el arrojarnos caminos que son sueños, sueños que son vida.

      Gracias a ti por tu tiempo y cariño, Marta.
      Besos.

      Eliminar
  17. Qué bello texto, que bellas metáforas. Todo lo relativo al mar seduce, y parece inagotable como el océano mismo. Me ha gustado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Qué bello texto, que bellas metáforas. Todo lo relativo al mar seduce, y parece inagotable como el océano mismo. Me ha gustado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAVIER F. NOYA:

      Encantada de que lo hayas disfrutado, Javier. La seducción que ejerce el mar sobre todo lo que le rodea sería poéticamente indescriptible.

      Besos.

      Eliminar
  19. Unas fotografías magníficas, Marisa. Me gustan todas. En cuanto a los textos que las acompañan me quedo con "El camino del mar" y "Del cielo al suelo"; son las que más me llegaron. Mis felicitaciones por esta entrada tan luminosa en la antesala de un nuevo verano.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KINEZOE:

      Gracias, Kine.
      "El camino del mar" intenta reflejar como todo lo que planeamos o diseñamos en la playa de la vida dura un instante, el breve tiempo que una ola va a borrar lo escrito en la arena. Todo es efímero.
      En el "Del cielo al suelo" hay sentimientos desde las alturas hasta los fondos submarinos.
      Me alegro de que ambos te hayan gustado.

      Besos, querido Kine.

      Eliminar
  20. Hermosísimo texto. Es la primera vez que visito tu blog y me ha fascinado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NADA:

      Bienvenida al blog.
      Me alegro de que te hayan gustado los textos y lo que has ido viendo por aquí.

      Un saludo.

      Eliminar
  21. No se si esta vez será posible que te llegue mi comentario Marisa, pero he de intentarlo para decirte que "brújula del sur" es en este momento una inyección de optimismo para mi cuando dices que "las direcciones son caminos" y "en el horizonte sigues estando tu. Allí donde el norte no existe". Un saludo afectuoso que espero llegue a ti. Inocencia Montes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. INOCENCIA MONTES:

      Las direcciones son siempre caminos. Los tomamos o no pero es importante saber que existen y que nuestra Ítaca no tiene punto cardinal determinado sino que estará donde habiten nuestros sueños.

      Encantada de volver a saludarte, Inocencia.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Cuanto más se encaminan mis pasos hacia el norte, más lejano atisbo el horizonte.
    Bellísimas fotografías. Genial el texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANIQUILADORA:

      El norte es como una estrella errante, infiel a horizontes. Los sueños comienzan a brotar cuando la Estrella Polar apunta a una Ítaca situada en múltiples nortes.

      Me alegro de que te haya gustado, Aniki.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Yo he hecho un recorrido muy parecido por un lugar que conoces: el que va, bordeando costa y acantilados, de la playa de Genoveses a la de Mónsul: reconozco la descripción de esos antiquísimos surcos en las rocas, que nos hacen sentir tan breves, ese grito a sal que te retumba el mar en los oídos, esa soledad que transmiten tus fotografías y que se respira en tus reflexiones tan bien orientadas por la brújula de tu sensibilidad poética. Es la magia del mar y del caminar. Un beso desde el Mediterráneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN HERREZUELO:

      Conozco bien esa bellísima zona almeriense y esas hermosas playas, especialmente la de Mónsul, y nada tiene que envidiarle a esta zona de Denia que fotografío.
      En cualquier caso, territorio y poder del mar ante los cuales el hombre palidece.
      Disfruta de ese Mediterráneo.

      Un beso.

      Eliminar
  24. Esta prosa poética, es el mejor de los textos que he leído en el elogio del mar, y que fragmentas para tomar elementos que no son el mar, pero están en el mar. Hay una alusión al amor, una querencia por la osadía y trepar la roca, para soltarse en vuelo. Es el mar en todos sus costados, o sin ellos, cuando se despoja de su norte...y puede ser solo sur...es el mar lenguetado en la playa...UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARLOS AUGUSTO PEREYRA MARTÍNEZ:

      Muchas gracias, Carlos. Es un placer que te haya gustado.
      Sí, mar y amor, indisolublemente unidos, comparten hasta las mismas grafías, incluso la misma pérdida: el norte.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Un buen texto y bellas fotografías. Me gusta tu blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARUJA:

      Gracias, bienvenida al blog. Espero que te guste lo que has ido viendo.

      Un saludo.

      Eliminar
  26. Marisa, felices vacaciones. Un beso. Siempre te recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RAFAEL MULERO:

      Gracias, Rafael. Feliz verano también para ti.

      Un beso.

      Eliminar
  27. Me encanta como has imbricado fotos, sensaciones y letras, no se cual de ellas me ha gustado más eres una auténtica maestra amiga mía.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40AÑERA:

      Encantada de que hayas disfrutado del conjunto.
      Buen verano y un fuerte beso.

      Eliminar
  28. La verdad es qeu son un amaravilla....un abrazo desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALP:

      Gracias, me alegro de que te haya gustado y lo hayas disfrutado.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  29. Solo tú puedes espiralar verbos e imágenes, sensaciones y mares...solo tú.

    mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ELCALIGRAFISTA:

      Gracias, pero tú también sabes tejer esas sensaciones en multitud de tapices de alfabetos.

      Un beso y buen verano.

      Eliminar
  30. ...sino estelas en la mar.
    Realmente trasciendes Marisa.

    ResponderEliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...