miércoles, 16 de enero de 2013

CUENTACUENTOS




CUENTACUENTOS


Cuentan los más ancianos del lugar, que nunca tuvo un nombre propio, solo letras minúsculas que arrastraba el viento sobre los troncos de los árboles en primavera, y sobre la lluvia de octubre que lloraba en los cristales de las casas.

Cuentan las más bellas muchachas del lugar, ahora cubiertas por los surcos del tiempo, que a veces lo habían visto reflejado en el espejo de las frías y diáfanas aguas de la fuente de la plaza a la que acudían con sus cántaros. Silbaba una dulce canción acompasada con la melodía del agua que martilleaba en la piedra granítica, y que se enredaba en la cintura de aquellas que se atrevían a sonreírle con timidez.

Cuentan los cazadores del lugar que los bosques eran su refugio de fugitivo, su lecho de libertad. Solía merodear entre los altivos pinares y los robustos castaños, aunque prefería retozar en los claros verdes inundados de pétalos de flores con los que cubría su piel. Todos los atardeceres se le veía alejarse del bosque dejando un reguero de margaritas tras sus huellas. Las rosas y sus espinas entonces, eran cuando comenzaban a plañir.




Cuentan los ancianos gaiteros del lugar que en las noches de fiesta del estío, se enredaba entre los tacones de los zapatos de las muchachas casaderas, obligándoles a bailar danzas que solo conocía el aroma espeso del verano cuando se posaba en la piel. La plaza del pueblo, entonces,  latía amapolas. Los púdicos vestidos de las muchachas se deshojaban en ramilletes de albahaca. Compases de grillos acompañaban toda la noche a ojos abiertos sobre almohadas desveladas.

Cuenta el anciano sacristán del lugar, que todos los domingos acudía a la iglesia. El olor a tomillo fresco advertía de su presencia. De nada servía el recato de jovencitas, y menos las regañinas de abnegadas madres de pañuelos negros en la cabeza: el brillo de miradas furtivas apagaba los oropeles del altar y blasfemaba pasiones contenidas. En ocasiones señaladas, se le divisó subido al campanario: flores de azahar brotaban de sus manos y desde las alturas volaban como mariposas enloquecidas que no cesaban de batir sus alas hasta posarse sobre velos inmaculados de vestidos nupciales con olor a naftalina.



Cuentan los niños del lugar, ahora convertidos en robustos labradores, que la Noche de Difuntos en la que asaltaban los muros del pequeño cementerio para vencer miedos que les llevarían a la adolescencia, que siempre lo encontraban paseándose entre cipreses negros de noche  y lápidas blancas de reciente cal. Lo habían visto llorar enredado entre flores mustias de olvido y tierra húmeda de silencios. También estaba allí, con su cálida memoria y con la voz del recuerdo.

Cuentan las leyendas del lugar que su día era la noche y que su luz era la luna. Cuando bajaba el sol, esperaba el paso de las campesinas que regresaban de las labores de la era. Lo presentían con la caída de la tarde sobre los campos de trigo, lo sentían en su corazón cuando el manto de la noche cubría los tejados de sus hogares. Las llamas del fuego de sus chimeneas iban trazando con movimientos sinuosos el plano que debían seguir para encontrarse con él. Los aullidos de los perros en la oscuridad lo delataban montado sobre un caballo negro que apostaba frente a puertas de madera o en la trasera de un corral, esperando bocas de jazmín que arropadas por la noche acudían sedientas a su encuentro.



Cuentan aquellos a los que les cuesta menos recordar lo que desgarra al alma, que una mañana de gélido invierno le vieron partir por el sendero que no tiene voz. Cabalgaba despacio, con el abatimiento de la tristeza de los años. Sobre su sombrero, una pena infinita  iba siendo cubierta por la nieve que caía. Sobre su corazón, una rosa marchita de terciopelo pero de eternas espinas afiladas. No quiso mirar atrás, una ráfaga de frío viento le obligó a cerrar sus ojos humedecidos por heridas carmesí. Huérfano de despedidas, acabó difuminándose entre un horizonte blanco de diciembre. No se le volvió a ver nunca más.

 Aquella mañana, los troncos de los árboles borraron con tristeza iniciales de enamorados. La lluvia de otoño jamás volvió a llorar sobre los cristales de las casas. El agua de la fuente solo supo entonar cánticos plañideros. Las cinturas de las muchachas fueron huérfanas de canciones. En los bosques no volvieron a florecer margaritas ni en las rosas espinas. Y en los bailes de verano, las gaitas sollozaban lamentos de noches de grillos. Los pechos de las mujeres jamás volvieron a oler a albahaca. Las campanas de la iglesia nunca más despidieron flores enmudeciendo oxidadas entre el aroma del azahar. En la Noche de Difuntos nadie osaba salir de sus casas, las almas se despertaban de su sueño infinito para velar con tristeza la ausencia de aquel que besó su olvido, vagaban por las callejuelas del pueblo buscando desesperadas a quien las amó. Las noches de muchachas furtivas ya nunca oscurecieron con la llegada del atardecer, el fuego de sus hogares apagó las llamas de sus latidos. Los aullidos de los perros en la madrugada enmudecieron. Las bocas de jazmín se marchitaron entre la nieve.

Fue entonces, cuando comprendieron.




35 comentarios:

  1. Marisa, es como el viento que se desliza casi invisible pero se siente. Se percibe su tacto en la piel del alma, en las redes intrincadas de los sentimientos, en la fugacidad de los días, en el hondo arrastrar de la vida. Un canto poético al contador de historias. A la necesidad diaria que tenemos de vivir y percibir la realidad a través de la creación, de las palabras que transmiten emociones, percepciones que construyen imágenes y mundos. Tantos mundos como el ser humano necesita en cada momento para refugiarse, para exiliarse o simplemente para vivir.
    Es un precioso texto que nos permite leerlo al son que marca la música que has compuesto para esta historia.
    Me ha encantado Marisa
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BATISTA:

      Lo que más me gusta de la literatura, tanto en su creación como en su lectura, es su recreación y su interpretación. Siempre he defendido, tanto en este blog como en mi trabajo de profesora de literatura, las diferentes interpretaciones que puede tener un texto. Un texto no es nada, solo un montón de palabras acuñadas, sin la valiosa interpretación del lector, que pasa por su tamiz personal y le infunde valor, vida y significado de acuerdo con su percepción. Los resultados pueden ser muy diferentes, yo diría que completamente diferentes, a veces con la intención del autor o incluso entre las de los diferentes lectores. Valga de ejemplo nuestra joya literaria del Siglo de Oro, "El Quijote": no se leyó ni interpretó en su día ni en siglos posteriores como lo leemos ahora.

      Todo esto lo enlazo con mi texto. Conscientemente, es un relato abierto a la imaginación, fantasía e interpretación del lector. Como todos, pero a este le he querido infundir algo más de misterio porque disfruto con vuestras interpretaciones. De ahí su título, "Cuentacuentos", porque cada uno al leerlo sacará su valioso y enriquecedor cuento personal.

      Tu lectura e interpretación: un tributo al contador de historias, al querido Cuentacuentos que ha existido desde que existe la Humanidad, me ha parecido muy bella y acertada. Además, querida amiga, siempre lo expresas con metáforas tan pulidas y hermosas que no puedo dejar siempre de darte las gracias por tu tiempo y por la belleza que dejas en este rincón.
      En realidad, hablo del AMOR, personificado en ese maravilloso "viento que se desliza casi invisible pero se siente", tal y como lo expresas tan deliciosamente.

      Gracias, Felicidad, no solo porque te haya gustado, sino porque la lectura que has hecho no hace más que enriquecerlo. Vuestro caleidoscopio personal es magnífico.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Querida Marisa, creo que mi comentario esta vez ha sido demasiado literal y se ha quedado revoloteando por las ramas. Habrá que hacer propósito de enmienda y sumergirse a más profundidad en la poética y su diversidad.
      Casi, casi, hago de cuentacuentos, jejeje. Bromas aparte he disfrutado con tu relato y con tu magnífico comentario.
      Besos

      Eliminar
    3. FELICIDAD BATISTA:

      Eres una magnífica Cuentacuentos como sabemos bien todos aquellos que disfrutamos de tus creaciones en tu espacio:

      buenosaires1929cafeliterario.blogspot.com

      y al que invito a visitar a todos los que quieran disfrutar de una literatura llena de calidez y calidad.

      Tu interpretación insisto que me ha gustado mucho. Y de hecho, a gran parte de los comentaristas, también, que han optado por quedarse con esa figura del Cuentacuentos que encaja perfectamente con el texto.

      Gracias y gracias siempre por tus magníficos comentarios, querida Felicidad.

      Un beso grande.

      Eliminar
  2. A mi me dijeron que en sus ojos titilaban todas las estrellas y que su sonrisa era la del Temible Burlón...

    Dicen que se fue, pero algo suyo queda junto al fuego del hogar y los papeles en blanco.

    Me ha gustado mucho, Marisa. Y creo que "mi" Gaiman también lo disfrutaría.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS JAR:

      Y te dijeron bien, Xibeliuss, en los ojos del Amor titila el brillo de todas las estrellas del firmamento. Canalla, a veces, romántico, otras, temible, siempre.

      Su presencia da sentido a todos esos habitantes del pueblo, a sus sueños, a la juventud, a las fiestas, a la vida del fuego del hogar. Cuando se va, algo queda: su recuerdo. Siempre se añora lo que se pierde o no se supo cuidar.

      Todos los cuentos tienen doble lectura: la infantil y la adulta. Piénsese en "El Principito" o en cualquiera de los que consideramos tradicionales: la lectura adulta está garantizada, incluso en el más inocente con el que nos topemos. Pero eso es... otra historia.

      Un fuerte abrazo, amigo Xibeliuss.

      Eliminar
  3. Que bonito!
    amo los bosques, las margaritas ,el tomillo y las fuentes de agua, entre otras cosas, me resultò casi familiar èste cuento, como si lo hubiera vivido...un dèjà vu.
    Besos Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      La belleza que conocemos, la reconocemos. Y tus escritos participan mucho de esto. No es de extrañar ese "dèjà vu".

      Besos y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  4. El ritmo, la musicalidad y la calidad de tus palabras, evoca ese ente misterioso que daba vida a los bosques, a los animales, al pueblo, a las muchachas y a los jovenzuelos que querían ser hombres; todos los sentían, los presentían, estaba con ellos y lo echaron de menos cuando ya no estaba. Se fue el soplo de vida, se fue la vida, se fue todo. Es para reflexionar, pero reflexionar largo y tendido. Repito, la calidad de tus palabras, junto con el ingenio de tus ideas, dejan marca o huella, a mí, al menos, me lo han dejado.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      Ese ente tan misterioso es el AMOR, Paco. Me encanta como te has acercado a él y has percibido su importancia y sentido en la vida de ese pequeño pueblo que es la metáfora del gran planeta azul. Muchas veces pasa por nuestro lado, lo tenemos cerca, sentimos su presencia, su piel, su aroma, su reflejo, sus lágrimas, su misterio, sí...pero no lo vemos con nitidez y, lo peor de todo, lo dejamos marchar como en esa mañana de nieve de diciembre del texto, sin ni siquiera decirle adiós.

      Gracias por tus palabras, Paco. Es un elogio que te haya hecho reflexionar, pero tratándose de quien se trata, de Don Amor, la razón se estrellará frente a las respuestas del corazón.

      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  5. Mientras tus palabras leí me imaginaba a mi misma deambulando por los bosques bejaranos, inmersa en la densa niebla, escuchando los graznidos de los pájaros y sintiendo, sin ver, esa sombra. Aquí no creemos en meigas, ni en espíritus malignos, pero sentimos los ojos que nos miran mientras caminamos en la espesura del bosque.
    Un besito y enhorabuena por tu relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN BÉJAR:

      Si he conseguido sumergirte en esos bosques solitarios de humanidad pero repletos de naturaleza e instintos sin definición, me das una gran alegría. Es lo que más me ha costado transmitir en el texto: ese espíritu (no maligno) sino libre, canalla, romántico y misterioso que arrasa con todo pero que es lo que da sentido a la vida: el Amor.
      Cuánta magia hay es la espesura de esos bosques oscuros con olor a tierra mojada...

      Gracias a ti por tu tiempo.
      Un beso, Carmen.

      Eliminar
  6. Que bello Marisa,parece que lo hayas escrito para reflejar cualquier pueblo de mi tierra, cuando tenia vida, vida originada allí ,cuando en cualquier estación el amor surgía y hacía notar su presencia.
    Hasta que llegó un día en que no se supo más de él.
    Tal vez algún día........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. INÉS CAMARO SÁNCHEZ:

      Bienvenida al blog, Inés. Tenía conocimiento de ti por los blogs de Xibeliuss.

      Cualquier pueblo de tu (nuestra, yo también soy zamorana)tierra podría estar reflejado en este relato. Aún, y es una suerte, nuestros pueblos guardan esa magia que he querido conferirle al relato. El reverso de la moneda: su progresivo despoblamiento.

      Encantada de tenerte por aquí, paisana.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  7. Hola, Marisa. Tu relato no puede tener más sensibilidad. Haces unas bellísimas descripciones de un lugar cualquiera y de sus habitantes. El desconocido, esa sombra que recorre el cuento de norte a sur y de este a oeste, permanece desconocido hasta el final. Pero lo cierto es que a cada cual le dio lo que necesitaba les dedicó su juventud. Su marcha les privó de él y de las maravillas que con él llegaron. Me encantan los finales abiertos, sobre todo en relatos tan etéreos como este.
    Yo me quedo con el mago que llena los pueblos y ciudades de ilusiones.Me ha encantado, Marisa.
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTA C.:

      Gracias, Marta. No suelo dejar los finales abiertos pero dada la nebulosidad con la que acabó construyéndose este relato, era inevitable. Y me ha gustado el resultado: me refiero a vuestras interpretaciones.
      El título ya lo advertía: "Cuentacuentos"; cada uno de vosotros iba a sacar su cuento personal, iba a ser su propio autocuentacuentos de la interpretación que le diera (independientemente de la mía).
      Y por ahora, la de la figura del Cuentacuentos es la que está en cabeza. En principio no fue mi intención (yo hablaba del Amor) pero...el autor propone y el lector dispone. Y, sinceramente, me encanta este enriquecimiento mutuo.

      Encantada de que te haya gustado, querida Marta.

      Un montón de besos.

      Eliminar
  8. Tienes un estilo fabuloso, se deslizan mis ojos por tu relato y me voy metiendo en la historia de una forma imperceptible que me lleva a seguir y seguir leyendo, pero deseando que no llegué el final, aunque en esta ocasión la parte final me ha encantado porque has juntado toda la poesía del relato en el párrafo final y en el desenlace abierto para que cada uno ponga el final.
    Para mí es LA ILUSIÓN.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Muchas gracias, Valverde. Eres muy amable con tus palabras. Estoy encantada de que te haya gustado y también de que hayas captado ese progresivo suspense, nebuloso, mágico, incógnito que ha pretendido captar la atención del lector, y el clímax final del último párrafo que pretende compendiar -como muy bien has captado- todos los elementos descritos y sugeridos en los párrafos anteriores.

      Tu interpretación me gusta: la ilusión. Perfecto. Es completamente compatible con el texto y en ultimo término con la intención que le quise dar. Como decía en comentarios anteriores, la interpretación de textos creo que es lo que más enriquece a la Literatura y lo que le da vida(s).

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. QUÉ EVOCADOR MARISA... EN LAS NOCHES DE FIESTA, EN NO VIÉNDOSE LAS MANOS, A MÍ SE ME ENREDAN LOS HILOS DEL SENTIR-TRANSGRESOR HASTA QUE ME TRABAN LOS PASOS, Y CAIGO SOBRE LA REALIDAD DESHUESADA

    MAGNÍFICO
    MAGNÍFICO VOLVER A HABLARTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. G MARTÍN VITE:

      Pues encantada de volver a leer esa transgresión. No siempre entendida pero siempre signo de inteligencia en un mundo deshuesado.

      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  10. Magnífico relato de prosa/poesía, Marisa, con un personaje difuso por ancestral, pero presente.
    En mi infancia, los cuentacuentos eran las empleadas de hogar, procedentes de pueblos remotos y pobres, que te contaban las historias que habían oído de niñas relatadas por sus mayores, generalmente analfabetos, con la magia que éllas habían sentido al escucharlas, dejándonos boquiabiertos con el relato fantástico, con la duda del cuento o la realidad posible...
    Después, adolescente/jovencísimo formabas, con tus compañeros de siempre y los recientemente conocidos en el refugio de montaña, una tertulia nocturna en la chimenea que acababa en lo mismo: relatos de palabra reales o cuentos, historias insólitas vividas por nosotros u otros que nos las contaron: la comunicación más vieja que existe en este mundo; el libro vivo de la tradición oral hecha interpretación y sentimiento.
    Curiosamente, en este mundo tan tecnológico, renace la figura del cuentacuentos en un ambiente urbano para deleite de niños y mayores.
    Enhorabuena, Marisa, por el tema y la deliciosa prosa que nos has ofrecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      La figura del Cuentacuentos tiene tanta edad como lo tiene la propia Humanidad. Como bien explicas, todos hemos sido, en algún momento de nuestra vida, Cuentacuentos.

      "El libro vivo de la tradición oral hecha interpretación y sentimiento".

      Genial. Me encanta la definición con la que obsequias a esa figura del Cuentacuentos.

      Gracias por tus amables palabras, Jano, y encantada de que hayas disfrutado de la magia de este relato.

      Un fuerte abrazo, querido Jano.

      Eliminar
  11. Te voy a hablar de sensaciones que me han invadido
    al leer tu historia.
    Me he visto flotando en el aire persiguiendo a un extraño ser que desprendía sonrisas y amor a su paso y a la vez, saturaba mi pituitaria de cientos de aromas florales que hacían mi vuelo mas placentero.
    Al final de la historia,la nube se evaporo y el golpe me volvió a la realidad.
    Me has hecho pasar un buen rato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JORGE DEL NOZAL:

      Me alegro de que hayas disfrutado de ese viaje lírico.
      Gracias por tu tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Tienes razón, el cuentacuentos siempre ha existido, desde que existimos, o algo así.
    Difícil escoger entre la belleza de tus letras o la prestancia de esas fotos con las que las acompañas.

    Muchas gracias por este ahora, y por aquel antes, en mi sitio de letras...

    Un abrazo, agradecidamente contado.

    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIO:

      Gracias a ti por tu tiempo, Mario.
      Me alegro de que hayas disfrutado este ratito.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Querida Marisa, has subido más allá del más allá. Tu excepcional imaginación ha creado una prosa poética tan fluida, tan alegórica, tan bella, que posiblemente no leeré otra igual hasta que vuelvas a escribir un cuento tan excepcional como este. Creo que lo leí la primera vez a los veinte minutos de que lo publicases, pero me he recreado en él y la realidad de hechos posibles, alguno de ellos no sé si soñados o vividos en primera persona, llevados hasta el firmamento de la fantasía.
    Esta mezcla de costumbre reales y sueños de felicidad fue real en etapas en las que la vida sencilla era un continuo trajín de vivencias apasionadas. Ha dejado de existir con el viaje a ninguna parte del amor, la confianza, le libertad y la camaradería. Se fue la felicidad, ha llegado la tristeza infinita, la soledad sin límites, el fin de los sueños realizados, la maldición de la falta de sonidos de risas cantarinas, el invierno oscuro y la nieve fría e impersonal.
    Marisa, mis más sinceras felicitaciones por esa imaginación y esa prosa poética tan excepcionales que posees.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      El vuelo de las alas de la felicidad, el aroma de la libertad, los amaneceres de la ilusión, las noches de amor del estío, la calidez de la confianza y los latidos... se acaban estrellando en esa fría nieve de una mañana de diciembre, perdiéndose en el horizonte de la lejanía mientras la niebla lo cubre todo.

      Gracias a ti por tu tiempo y por el resultado de él, unos bellísimos comentarios que inspiran, mi querido Antonio.

      Un abrazo enorme y sincero.

      Eliminar
  14. Este relato lo he leìdo y sentido como a las leyendas o los cuentos populares que van de voz en voz, como las creencias del folclor, historias de vida y muerte que traspasan, más allá de la razón, conocimientos esenciales. Intuitivo, va en su cauce como un río sin preguntarse a donde va. Me ha repletado de sensaciones y lo mejor de todo es, que como el río, he ido por su cauce sin preguntarme a donde voy.
    Mi abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EVA MAGALLANES:

      Ese era el propósito, que os despertara emociones, del tipo que fueran. Quizás el contenido literal es lo de menos, se difumina en una nebulosidad intencionada. Pero si esas emociones, sensaciones y sentimientos han aflorado en el lector, hemos ido juntos de la mano por la orilla del cauce de ese río.

      Gracias por tu tiempo y tu cariño, Eva.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Todo un placer leerte amiga, es como volver a sentarse entorno al fuego para escuchar esas maravillosas historias

    Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40AÑERA:

      Gracias, Miryam.
      El placer es mío si te encuentras a gusto en torno a ese fuego cuentístico.

      Un besote.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. MARIÁN ETXEZARRETA:

      Pues muchas gracias, Marián.
      Bienvenida al blog.

      Saludos.

      Eliminar
  17. Cuentan que una mujer se sentó frente a un cuento, y comenzó a escribirse para comprenderse...y entonces comprendimos....

    mi beso.

    ResponderEliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...