domingo, 21 de octubre de 2012

CUESTIÓN DE PERSPECTIVA



Lateral de la catedral de Zamora

Fotografía: Marisa vegas


CUESTIÓN DE PERSPECTIVA

Apuntando al cielo de la noche
disparas puntas de saetas
desde contrafuertes que nunca
te dejarán caer de rodillas.
Así te forjaron, catedral del Medievo,
para que jamás tu mirada
se posaran en la tierra vil.
Tus ojos reflejan mares de estrellas,
superioridad de piedras
mirando con altivez las huellas humanas.

Yo te miro
desde la falda de tus sillares.
No desde arriba
con mirada de dueña de títeres
sino desde abajo,
desde la nana de la inferioridad,
entornando los ojos
al escuchar las canciones de madrugada
que convierten al humano
en el reptil que sueña el sueño
de poder trepar por tu piel,
anhelando surcar en odisea de lestrigones
ese océano de estrellas errantes
que tu mirada navega.

Y quedarse allí,
allí dormido,
dormido para siempre.

46 comentarios:

  1. Toda una declaración de amor, Marisa... aunque menos "carnal" del que suele reflejarse en el Espejo, jejeje

    Yo he sentido muchas veces esa sensación de ser un pequeño eslabón de una cadena que transcurre sin pausa ante cosas (casi) eternas para nuestra concepción del tiempo: catedrales, castillos; también árboles centenarios o incluso caminos andados por generaciones antes de la nuestra.

    Y ante esas saetas dirigidas hacia las estrellas, siempre un estímulo para seguir y tratar de alcanzar lo inalcanzable.

    Un fuerte abrazo, Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS JAR:

      Me gusta esa arrogancia de las Catedrales, especialmente las góticas por su altivez, pero las románicas -como la nuestra- impresionan por su solidez, majestuosidad y belleza. Sobra decir que hablo en un sentido estrictamente artístico, no religioso.

      Sí, yo también me siento como uno de esos minúsculos eslabones de la cadena del tiempo detenido en catedrales, castillos, incluso en esas mismas estrellas tan lejanas en espacio y tiempo, pero que son un buen punto de referencia para tratar de alcanzar lo inalcanzable.

      Más que una declaración de amor, quizás sea una declaración de principios ;-)

      Otro abrazo grande para ti, querido Xibeliuss.

      Eliminar
  2. ¡Qué casualidad! Mañana voy a visitar esa catedral. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELIPE TAJAFUERTE:

      Espero que disfrutes de mi tierra, de ese museo del románico que es toda la ciudad de Zamora. Te encantará, y no solo su catedral.

      Saludos y buen viaje, Felipe.

      Eliminar
  3. Marisa, las catedrales por sus contrafuertes, sus plantas de cruz griega o latina, sus ventanales policromados, sus columnas, sus coros, sillares, luces tenues y filtradas, sus cuadros y representaciones, sus estilos románico, gótico, barroco... son espacios arquitectónicos que trascienden las formas y se adentra en una relación más intimista y espiritual. Tu poema acaricia la piel de la catedral de Zamora y la vuelve un acto de amor a una significación artística y emocional. Una construcción románica que se visualiza en el entramado y armazón de tus versos.
    Gracias por compartirla desde la poesía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BATISTA:

      Soberbias construcciones las catedrales. Muestra de un poder religioso y espiritual que ha querido reinar en la historia de la humanidad. Los humanos completamente inferiores frente a la altivez y majestuosidad de su piel de piedra. Aunque su belleza artística y teletransportadora, es indiscutible.

      Gracias a ti por estar, Felicidad.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Hola, Marisa. Qué perspectiva tan diferente nos ofreces hoy de la mirada de una catedral. Qué mirada tan personal de algo ta imponente. Qué pensamientos tan bellos ante la monumental belleza. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTA C.:

      Gracias, Marta, eres muy amable. Sí, es una mirada completamente personal. En esta etiqueta de mi blog titulada "Fotografías: voces silenciosas", trato de mostrar las imágenes que tomo porque me llaman la atención por algo y ponerles voz a través de la literatura. La mayor parte de las veces, cualquier imagen habla por sí sola, solo que cada uno oye voces diferentes. Así debe ser.

      Encantada de que te haya gustado.
      Muchos besos, Marta.

      Eliminar
  5. Nada hay más altivo, más desafiante al equilibrio, más potente, que los contrafuertes de una catedral.
    Cuando románica, anchos y fuerte en su propia concepción. Cuando gótica, finos, perfectos, arropando las paredes e incluso con pináculos.
    Son capaces de soportar las delicadas paredes de cristal multicolor por los que penetra la luz que dirige la mirada al cielo. Si sólo buscan defender la pared delgada de las inclemencias temporales, semejan las hojas desordenadas de un libro que hubiese perdido su entrecosido.
    ¡Arrogantes y bizarros contrafuertes, sin vosotros la belleza forjada piedra a piedra no existiría!
    Excelente canto a tu catedral, Marisa.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      No soy una experta en Arte, pero los contrafuertes eran un elemento imprescindible para que la catedral pudiera mantener el peso de las pesadas bóvedas de esas catedrales sin que grietas amenazaran que la construcción se vendría abajo. ¡Cuántas catedrales habrá habido antes de conocer las que conocemos, que se habrán desplomado y que gracias a ellas los maestros constructores pudieron construir las que se mantienen en pie hoy!
      Es la única forma de aprender, Antonio: a través de los errores...

      Contenta de que te haya gustado, fiel amigo.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  6. Magnífico poema compuesta a esa excelsa Catedral de Zamora, de las primerizas, austera y recia, pero sublime, muy metafórico eso de las contrafuertes que sostienen saetas que se lanzar al océano de estrellas: en definitiva, la belleza del románico más simple, pero de lo más complejo. Excelente la foto: expresa muy bien lo que escribes. Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      Esas saetas lanzadas al cielo de la noche estrellada son más lacerantes si se trata de las catedrales góticas. Pero la románica zamorana, desde el punto que le hice la fotografía, impresiona por su majestuosidad, altivez y robustez. Austera y recia, como bien dices, mi querido profesor de Arte. Nadie mejor que tú lo sabe.

      Me alegra de que lo hayas disfrutado.
      Un beso, Paco.

      Eliminar
  7. Me ha encantado contemplarla contigo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PILAR:

      Más encantada estoy yo de tu generosa mirada.

      Besos, Pilar.

      Eliminar
  8. Esa sensación de pequeñez e insignificancia de la que hablas -también Xibelius lo hace- es tan notoria a poco que uno lo piense, que se padece tanto al mirar hacia arriba, cuando parecemos una mota a los pies de una catedral, como desde arriba, cuando desde la altura de un triforio, uno se asoma y ve allá abajo motas también, que son seres como uno mismo, minúsculas pero a la vez importantes creaciones. Besos Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DESDELATERRAZA-VIAJARALAHISTORIA:

      Sí, estas impresionantes construcciones sirven para recordarnos lo que no se nos puede olvidar: esa motita de polvo que somos frente a un universo infinito. Aunque a algunos les gusta olvidar...

      Besos, Dlt, y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  9. ¡Qué hermosa la fotografía y el texto que la acompaña, Marisa!
    Las catedrales son los edificios más emblemáticos de la historia de occidente, verdadero cordón umbilical que nos une a una época pasada para recordarnos la grandeza de nuestras obras y empeños, y la pequenez de nuestra realidad como personas: Nosotros nos iremos en breve lapso pero ellas quedan para unir generaciones en su contemplación y en su misterio, como árboles milenarios siempre vivos, brotando de la tierra no como sus pilares, que diría Ken Follett, sino como herederas de Atlante, sujetando los cielos y dirigiendo nuestras miradas hacia ellos.
    Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      Y qué hermoso también tu comentario, Jano...
      Ahí se quedarán ellas, con su majestuosidad perenne sujetando esos cielos frente a muchos años, mientras que nosotros acabaremos este arduo viaje queramos o no.
      Es necesario recordar a veces nuestros límites tan limitados para poder apreciar nuestra grandeza.

      Un beso, Jano.

      Eliminar
  10. Lo limitado de la mirada potenciando a lo más grande que se eleva hasta el cielo...Siempre me han entusiasmado más los contrapicados que cualquier otra perspectiva. Ya sabes que Alfred Hitchcock y Orson Welles la utilizaban mucho.
    Esa mirada tuya es una maravilla, Marisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIÁN:

      Coincido contigo en ese gusto por los contrapicados fotográficos: es una perspectiva diferente a la horizontal. Y de eso se trata si queremos ver más allá de lo que vemos: en ver las cosas desde diferentes perspectivas para apreciar, comprender y valorar su importancia.

      Gracias por tus siempre amables palabras, querida Marián.

      Muchos besos.

      Eliminar
  11. Al igual que me pasa en el bosque cuando me pierdo entre árboles, cada vez que me acerco a esas moles de piedra alzadas con el sudor y las lágrimas de hombres y mujeres de otros tiempos me dan ganas de abrazarme a sus troncos de piedra y dejarme mecer por el paso de los siglos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN BÉJAR:

      Buena comparación, Carmen. Yo también he sentido lo mismo cuando he estado envuelta entre esa masa de árboles. Troncos de madera o troncos de piedra, ambos nos hacen recordar nuestras limitaciones. Aunque en el caso de los de piedra, también es triste recordar ese sudor y lágrimas de los que hablas. Pero esa es otra historia que dejaré para otro día...

      Un beso, Carmen.

      Eliminar
  12. Soberbia construcción Marisa, tan lejana de mi ojo y de mi visión estética. A través de tu escrito, he podido sentir su poderío y su grandiosa altivez. Se anota a mi listado de imperdibles por conocer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TATY CASCADA:

      Sé lo que puede impresionar este tipo de construcciones a aquellos que no las tenéis cerca. Cuando cruces el charco, déjate envolver por esa majestuosidad de siglos de estas catedrales que llevan el nombre de nuestra historia.

      Un beso, Taty.

      Eliminar
  13. Espectacular poesia y magnifica descripción, que más se puede decir...BRAVISIMO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALEJANDRO HERNÁNDEZ Y VON ECKSTEIN:

      Muchas gracias, Alejandro, eres muy amable. Feliz de que te haya gustado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. No se me da bien la poesía. Querría escribir algún que otro poema,alguna que otra vez, pero tras intentarlo, vuelvo a mis lecturas, vuelvo a intentar hacerme letras con la mediación de los relatos. Así soy, que vivo para leer y muero por escribir. Así que aquí estoy, de vuelta, como cada cierto tiempo, apresando al vuelo de rimas y no rimas, las piruetas de tus verbos, los juegos malavares que eres capaz de dibujar, de componer, de tejer sobre un tapiz de sentimientos.

    Me gustaría poder escribir como lo haces tú, acertar con una palabra precisa tras esas rimas de más arriba... Pero seguiré describiendo a través de la narrativa o, mejor dicho, seguiré intentándome...

    Te dejo un saludo, agradecido y escrito y nada,nada dormido.

    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIO:

      Mi querido Mario, no en vano te puse el apodo de "Larra del siglo XXI". No tienes nada que envidiar a mis poemas porque tu narrativa es extraordinario. Y no trato de sacarte lustre, es lo que siempre pienso cuando te leo.
      Mis poemas son poemas, y así siempre lo he considerado, cuando respeto las normas de la métrica. Cuando no lo hago -como en este caso- son un estallido lírico de sentimientos que buscan más libertad que el encorsetamiento de versos, rima y estrofas. Algunos lo llamarán versos libres pero para mí no es más que prosa con una disposición y un ritmo peculiares -el ritmo es imprescindible-.
      Resumiendo, verso o prosa, mis creaciones o tus creaciones, todo ello se pesa en mi opinión por el grado de sentimientos, originalidad, belleza y emociones que se puedan plasmar y que se puedan transmitir.
      Y de eso tus letras están sobradas.

      Gracias por tus elogiosas palabras y me alegro de que hayas disfrutado de la entrada. Te visitaré en breve (últimamente estoy como el Guadiana...)

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Las catedrales imponen, ciertamente. Un éxito de simbolización y propaganda, diríamos hoy. Pero también está esa perennidad de su piedra. Tuve la suerte de ver algunas allá en España. Una fialdrad amenazante, como si un juez implacable te observara, sentí cerca de esas piedras. Bello y acertado tu texto. E imagino lo que causaba en el hombre del Medioevo. ¡Como para no postrarse! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAVIER F. NOYA:

      Al hombre del Medievo y al de ahora, Javier. Todos sabemos el valor simbólico que poseen esas majestuosas catedrales construidas con el sudor del pueblo para mantener a una jerarquía y su poder.
      Pero no puedo dejar de doblegarme ante su belleza artística, siempre artística, y la capacidad evocadora en la que me envuelven y que no necesariamente está ligada con ese sentimiento religioso que respeto pero no soy partícipe de él.
      Si has visto algunas aquí en España, creo que podrás comprenderme.

      Besos, Javier,.

      Eliminar
  16. Qué lindo Zamora!!! Las catedrales me encantan (en Argentina no son como las de España, nada que ver, aquí siempre me llaman la atención).
    La foto es imponente, te hace sentir pequeña solo de mirarla...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EVA LETZY:

      Esta catedral de Zamora es una construcción del siglo XII-XIII. Me puedo imaginar lo que os impresiona esta arquitectura a aquellos que no la tenéis cerca o, al menos, cargada con un lastre de tantos siglos.

      Me alegra de que te haya gustado, Eva.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Nadie como tu para imprimir alma a las piedras amiga
    Me encanta volver a tus palabras
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40AÑERA:

      Qué alegría volver a leerte, Miryam. Encantada de compartir ese alma contigo.

      Besotes.

      Eliminar
  18. Me ha encantado. Es imposible no reaccioner ante la visión de estas obras maestras de la construcción. Dedicarle unos versos tan acertados es complicado. Por eso tiene más mérito lo que has escrito. Besos y admiraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARCOS CALLAU:

      Gracias, Marcos. Solo se trata de intentar plasmar con palabras lo que nace dentro al contemplar tan magníficas construcciones.
      Encantada de que te haya gustado.

      Mis besos y mi mutua admiración.

      Eliminar
  19. Me han alegrado tus versos dedicados a la catedral de Zamora, a esos muros imponentes que apuntan hacia las alturas, que nos hacen elevar nuestros espíritus. También me hacen pensar el esfuerzo que supuso el trabajo de tantas personas y tanto tiempo dedicado a su construcción.
    Precisamente esta mañana ejercí de guía para un grupo de amigos que visitaban nuestra ciudad y les impresionaba y maravillaba nuestra catedral.
    Un abrazo, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Espero que hayas disfrutado de cicerone, Valverde. Estoy segura de que a tus amigos no les ha defraudado nuestra catedral.

      Un abrazo y buen domingo, paisano.

      Eliminar
  20. Querida amiga: Te había perdido la pista ¡no sabes cuanto he agradecido tu visita!
    Yo he permanecido varios meses alejada de mi blog, pero tuve que volver, os echaba en falta y hoy me vuelvo a sentir arropada con todos vosotros.
    Zamora es una cuna que mece a un románico desconocido por muchos.
    Siempre se suele hablar del románico palentino, pero yo creo que, Zamora, es la gran desconocida.
    Esa catedral, también tiene una parte gótica que le da majestuosidad. Toda Zamora tiene un encanto especial.
    Tu poema, ha sabido reflejar la grandeza y belleza de esa catedral. Felicitaciones.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KASIOLES:

      Yo también he retornado hace poco, Kasioles, después de un descanso de verano.
      No hay nada que agradecer, al contrario, haces más fáciles mis ratos en la cocina...

      Sí, Zamora es un museo del románico ¿sabes que es la ciudad europea que más iglesias románicas posee en la capital? (si la memoria no me falla, 22 en total). No sé si la conocerás, pero si aún no lo has hecho, no te la pierdas, amiga Kasioles. Allí el buen "yantar" te sorprenderá...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Cuàndo se observa con ojos de poeta y se escribe con el alma surgen letras tan etèreas como las que nos has dejado.
    Es como si cada piedra te hubiera hechizado.
    Hermoso Marisa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      A mí me gusta la fotografía que me has hecho tú, Adriana, especialmente en lo de escribir con el alma, que de eso también tus letras saben en abundancia.

      Un beso.

      Eliminar
  22. Muy bella Catedral, pero la poesía es lo MÁS, como dicen los adolescentes por aquí.
    Te dejo un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HUMBERTO DIB:

      Encantada de que te hayan gustado fotografía y poema (este más).

      Un beso, Humberto.

      Eliminar
  23. Gran belleza de continente y contenido.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PITT TRISTÁN:

      Encantada de que lo hayas disfrutado.

      Besos y Carpe Diem.

      Eliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...