martes, 6 de marzo de 2012

SED DE TIERRA



Fotografía: Tablas de Daimiel (Ciudad Real). Marisa Vegas


(Voces silenciosas IV)


SED DE TIERRA


Cuando el agua venció a la tierra

naufragando en el pozo del invierno,

se agitaron ramas ahogadas

en voces clamando auxilio.



Raíces aún ancladas

a la cuna de su semilla

son lentamente desterradas

de los surcos de sus dominios.



Sed de tierra,

se oyó gemir a la lluvia.





58 comentarios:

  1. Espero, por el bien de todos, la tierra y la lluvia terminen de encontrarse y abrazarse y espero que no sea el puente de Abril que voy de a los Oscos, jaja

    Que preciosa la foto de las Tablas :)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALMA:

      Espero que esa unión de la que hablas no se produzca en ese puente a los Oscos. Que lo disfrutes.
      Gracias por lo de la fotografía. Tú apunta también bien que en los Oscos tienes buena diana...

      Un beso.

      Eliminar
  2. Ohhh!! Qué poema tan hermoso... esa sed de tierra que gime la lluvia...... y la fotografía, impresionante, qué azules...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LAURA UVE:

      Encantada de que te hayan gustado texto y fotografía.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La foto más hermosa no puede ser, Y el poema...ese último verso:

    Sed de tierra,
    se oyó gemir a la lluvia.

    Preciosismo que sale de ti, como siempre, Marisa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIÁN:

      La foto es del año pasado, más o menos por esta época, cuando llovió tanto que inundó el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel -normalmente pasa grandes apuros por la sequía-. De ahí esos últimos versos que te gustan: lluvia sobre lluvia, reclamando tierra donde poder reposar.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Tienen que abrazarse "sed de tierra". Qué belleza de imagen y la tierra esperando apenas, un sollozo de lluvia.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VIOLETA:

      Bienvenida al blog.

      Sí, hoy por hoy, la tierra espera un sollozo de lluvia urgente, pero en la fotografía hecha el año pasado por estas fechas, la cosa era bien distinta: zonas de árboles inundadas en las Tablas de Daimiel por exceso de agua. Así es la vida: puro contraste...

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Marisa,antes era Ml, mucho antes Sabela. Como tu entrada. "Así es la vida:puro contraste".

      Un abrazo muy abrazo, cielo

      Eliminar
    3. VIOLETA:

      Milu, Sabela o Violeta, eres siempre esa gran mujer y esa gran traductora de emociones y sentimientos que te hacen tan humana y que consiguen humanizarnos.
      A pesar de tu decisión, miles de gracias por todo de lo que nos has hecho partícipes, con generosidad, elegancia y un lirismo de antología.
      Te voy a echar mucho de menos. Mucho.

      Besos sinceros.

      Eliminar
  5. Tus versos son como las ramas que claman en su belleza desesperada por la justicia del agua. Este invierno fue poco generoso y se hizo más prosaico: Sed de lluvia, se oyó gemir a la tierra.

    Volvemos a nuestra naturaleza acuática, Marisa.
    Besos desde el humedal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIGUEL COBO:

      Esas ramas son de tarayes, el árbol por excelencia de las Tablas de Daimiel. Tienen la peculiaridad -aunque por la inundación no se puede apreciar- que sus raíces salen de la tierra al exterior creando una imagen típica de cualquier película de Tim Burton.
      En la fotografía que dejo, ahora son las ramas las que claman auxilio por la inundación -foto del año pasado- mientras que actualmente, es la tierra la que gime la sed de lluvia.

      Sí, amigo, entre ríos andamos y vivimos, esta vez, guadianescos...

      Besos riográficos, siempre.

      Eliminar
  6. Cuando la inundación proclama su sequedad, quizá comience la esperanza para lo sólido, quizá para los bípedos, tal vez para despilfarrarla nuevamente, dejando al agua nuevamente sedienta. Besos. Por cercanías a ríos frenéticos, debo confesar que me ha angustiado un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAVIER F.NOYA:

      Siento que te haya angustiado, Javier.
      Aunque hubiera tierra, los bípedos racionales siempre preferirían navegar. Estamos condenados al nomadismo de nuestra propia existencia, de nuestro propio ser.
      Siempre me gusta la profundidad que me dejas en tus comentarios. Gracias sinceras.

      Besos, siempre acuáticos.

      Eliminar
  7. Y se oyó gemir a la lluvia y se oyó gemir las raíces acunadas por el agua.
    Foto sin par.
    Un beso ¡¡poeta y artista!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANDRÉ DE ÁRTABRO:

      Gracias, Andrés.
      Tengo que confesar que soy antipoética para mi creación, si acaso, provocadora de poesía. Yo solo me declaro entusiasta de tus poemas y, sobre todo, de tus inigualables fotografías.

      Besos y cuídate.

      Eliminar
  8. Hermoso y breve poema y bella fotografía, Marisa, que lo dice todo.
    Los dos elementos, de cuatro, que reconocía Empédocles de Sicilia (tierra, agua, aire y fuego), mezclándose para no cambiar, en un eterno ciclo de vida: amor (que lo une todo) y odio (que todo lo separa), en connivencia con nuestros sentidos para crear la belleza que percibimos. Los mismos elementos que contempla hoy la ciencia, con sus ecuaciones tan sofisticadas y sus elaborados conceptos, pero que son los cuatro elementos de siempre. Los árboles saben enraizar donde siempre lo han hecho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      No siempre el amor une, y no siempre el odio separa, querido Jano, como buenos hermanos de sangre que son ambos sentimientos, a veces intercalan sus papeles, el amor separando y el odio uniendo.
      Pero como maravillosamente concluyes:

      "Los árboles saben enraizar donde siempre lo han hecho".

      Si a ti te ha gustado el poema y la fotografía, a mí me ha encantado tu lectura tan sutil. Saber leer entre líneas es un don enemigo de la torpeza.

      Gracias y un beso.

      Eliminar
  9. Preciosa combinación la imagen que muestras y la que tus palabras recrean en mi mente.
    Sed de tierra, sed de agua, sed de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PILAR:

      En definitiva, vida, sí, Pilar. No la habría sin agua pero tampoco sin tierra. Ambos elementos, aunque contrarios, están abocados a amarse para poder vivir.

      Encantada de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me podré prosaico y como la propiedad de los números al sumarse, por la que el orden de los sumandos no altera la suma, lluvia y tierra juntas también ofrecen el mismo resultado: la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DESDELATERRAZA-VIAJARALAHISTORIA:

      Efectivamente, Dlt, justo lo que decía en el comentario anterior. Lluvia y tierra, inexorablemente condenadas a amarse para que exista la vida. Nunca hubo dos contrarios tan complementarios.

      Abrazo.

      Eliminar
  11. La tierra esa que echa raíces desde la humedad de unas gotas de agua.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARÍA:

      Las raíces solo pueden anclarse cuando existe un equilibrio entre la tierra y el agua. Cuando alguno de los dos elementos sobra, o falta, estas se acaban mutando en laberintos de su propio laberinto.

      Bienvenida al blog.
      Dos besos.

      Eliminar
  12. Dices bien, Marisa: este año es la tierra la que gime sed de lluvia...
    Hermoso poema para acompañar a una foto hermosa.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS:

      El año pasado por esta época -fecha de la fotografía- era la lluvia la que gemía sed de tierra debido a las inundaciones.
      Hoy, un año después, es como bien dices, la la tierra la que gime sed de lluvia, debido a la sequía. (Sanabria también lo sabe)
      Hasta el clima nos imita en nuestra variabilidad.

      Encantada de que te gusten poema y fotografía, amigo Xibeliuss.

      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  13. Desearía que László Passuth leyese tus versos y los enviara a aquel dios de la lluvia que no dejaba de llorar sobre México.
    Probablemente uniría para siempre cielo y tierra para que los tarayes pudiesen ayudar a sus raíces a ser cada vez más potentes.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      No he leído la novela de László Passuth a la que aludes, pero a los mexicanos les cayó más que lluvia y alguna tormenta, con la llegada de Cortés.
      Los tarayes ya están entonando todas las danzas de la lluvia que conocen. Si no llega, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel lo pasará mal, y mucho peor su refugio de aves.

      Un gran abrazo, querido Antonio.

      Eliminar
  14. Marisa, la lluvia es tan apasionada y voraz que abandona las nubes para precipitarse sobre la tierra, cubrir su piel y engendrar vida.
    Es bellísimo tu poema, sobre todo, en la textura de las palabras, en las imágenes que germinan.
    La fotografía es otro poema en sí misma.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BATISTA:

      Muchas gracias, Felicidad. Eso es lo que buscaba el poema, que algo germinara, pero el exceso de lluvia -entonces- y la sequía
      -de ahora- , no hacen más que maltratar a unas raíces ya maltrechas. La naturaleza también es cruel cuando se lo propone.

      Encantada de que te hayan gustado el poema y la fotografía.

      Abrazos, querida Felicidad.

      Eliminar
  15. hay bellas frases y coherencia en tu poema
    un saludo
    Roberto

    sigue mi estela..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ROBERTO:

      Pues muchas gracias, Roberto. Nunca he sigo gran amiga de la incoherencia, solo en esos momentos íntimos de escarceos surrealistas.

      He seguido tu estela y tu poesía me parece también muy coherente. Tengo problemas para dejarte comentarios debido a la "verificación de palabra" que tienes activada. Aun así, no dudes que lo seguiré intentando.

      Bienvenido al blog y saludos cordiales.

      Eliminar
  16. Es curioso que le des la vuelta al concepto: no se trata de tierra ávida de lluvia nutricia, que es el esquema habitual, sino de lluvia ávida de tierra. Es una magnífica idea.
    Creo que tengo que me comeré el coco con esta trasposición.
    Digo como los anteriores comentaristas: magnífca imagen para un magnífico poema (acabo de leer en un blog llamado ojos de papel que en las tablets las editoriales electrónicas están empezando a servir "libros enriquecidos", es decir apoyados en imágenes, música y otros trans-contenidos: como tú).

    Abrazo desde Granada.

    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALBERTO GRANADOS:

      Esta idea de exponer mis fotografías y su traducción poética surgió hace unas semanas. Me propuse el reto de decir -casi- lo mismo a través de la imagen y a través de la palabra. Una imagen tiene menos lecturas que un poema, por tanto, a veces la comunión entre ambos es bastante subjetiva. Pero si consigo que os guste como te ha gustado para mí es una plena satisfacción. Gracias.

      Las editoriales -los banqueros de los libros- no me extraña que estén ensayando esa técnica y otras más que inventarán o reinventarán porque lo están pasando francamente mal -te podría hablar de alguna táctica ingeniosa más que están utilizando para vender libros de literatura juvenil para estudiantes, pero esa es otra historia...-

      Encantada de que lo hayas disfrutado. Sed de tierra o sed de lluvia, siempre los contrarios se complementan, aunque a primera vista pueda parecer lo contrario. Pero tú no me hagas mucho caso y no te comas mucho el coco.

      Un fuerte abrazo, querido granadino.

      Eliminar
  17. Sed de tierra; una certera imagen sobre los campos anegados... me tocó ver algo muy parecido en la pampa argentina, donde una inundación impresionante se llevó un montón de parajes que hasta el día de hoy el agua está alli. Además de ver las copas de los árboles muertos, también pueden verse algunos postes de luz y cables: Es una imagen desoladora sin lugar a dudas.

    Por eso el título del poema me parece todo un hallazgo,
    me conmovió y me transportó a la memoria, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN OJEDA:

      El año pasado por casi estas mismas fechas, la imagen que ofrecía ese Parque Nacional era la de la foto: completamente anegado (de ahí el título de la fotografía). Hoy, no solo el Parque sino España, sufre una seria sequía.
      Ya ves que todo ha de tener su justa medida, agua y tierra, para lograr el equilibrio.

      Un beso para ti y para tu Pampa.

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. MANUEL MARÍA TORRES ROJAS:

      La voracidad siempre ha sido enemiga de la tierra -y de quien la pisa o pisotea-.

      Un beso.

      Eliminar
  19. Pobres Tablas de Daimiel. Me temo que este año no presentarán ese aspecto que muestras en tu foto, de ahí la sed de tierra (de lluvia) que cantas en tu poema.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARMEN BÉJAR:

      El año pasado, las Tablas de Daimiel, imprescindible reserva de aves, estuvieron a punto de perder la denominación de "Parque Natural", no solo por la extremada sequía sino por su acentuación debido a la abusiva explotación que se hacía -y hace- del Acuífero 23, principal fuente de agua de la cuenca alta del Guadiana, por parte de agricultores y pozos ilegales. Como ves, en la fotografía, el cielo tuvo piedad y no solo llovió sino que diluvió hasta extremos que se pueden observar en la foto.
      Este año, la cosa es muy diferente. Voy a pasarme por allí a ver los destrozos de la sequía, pero me los imagino: lo normal es que las Tablas estén siempre jadeantes de agua, y no solo el clima es el responsable de tal atentado contra la naturaleza...

      Besos, Carmen.

      Eliminar
  20. Que bueno, Marisa: sed de tierra; eso es lo que necesitamos, que sea la lluvia la que necesite a la tierra, que necesite desbordarse por nosotros. Increible metáfora. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      Gracias, Paco. Encantada de que te haya gustado la composición. La sed siempre significa "necesidad de algo", por tanto, no creo que sea buena en ningún caso, ni de tierra ni de agua.

      Besos y buen fin de semana.

      Eliminar
  21. Muy apropiada este poema en este momento, que sucediera que el agua ahogase a la tierra y no viceversa.
    A pesar de la falta de agua, una poesía muy húmeda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      He querido enseñaros esa fotografía de las Tablas de Daimiel anegadas que tomé el año pasado, como contraste a lo que ocurre hoy, no solo allí sino en casi toda España.
      Hasta el clima es inclemente con nosotros...¡qué le habremos hecho! (o qué nos faltará por hacerle...) Creo que Sanabria también lo está pasando mal ¿no?

      Un gran abrazo y buen fin de semana, Valverde.

      Eliminar
  22. Precioso!

    Sed de Tierra, una metàfora acertada.

    Nuestro contacto con la Tierra es tan profundo, tan ancestral que esa sed viene de lejos.

    Me encantò.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      Me gusta tu lectura metafórica que, sin duda, también iba por ahí cuando compuse el poema. Más bien, la intención era casi exclusivamente esa.
      En una lectura profunda -que diría Chomsky- en el poema late un deseo de pisar tierra ya de una vez por todas, y poder caminar. Navegar es muy placentero pero nuestras huellas se resienten ante tanta inestabilidad, e incluso llegan a marearse por el vaivén de las olas.

      Qué bien me lees, Adriana, me encanta.

      Muchos besos y buen fin de semana.

      Eliminar
  23. Hola Marisa te deseo¡muchas felicidades! en el día de la mujer, sin vosotras la vida no sería igual.
    disculpa la ausencia por cuestiones personales.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RICARDO MIÑANA:

      Muchas gracias, Ricardo. Siento no poderte decir que yo también te felicitaré en el Día del Hombre, porque sencillamente, no lo hay. Lo cual me hace pensar...

      No tienes que disculparte por nada. Las ausencias a veces son muy necesarias.

      Un abrazo, poeta.

      Eliminar
  24. Cuando te pones poeta es que me dejas muda.

    Un besote corazón y perdona mis ausencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40AÑERA:

      Gracias, Cuaren, encantada de que lo hayas disfrutado.
      Yo últimamente también ando con ausencias intermitentes. No tienes que disculparte por nada. Aunque a veces no se esté, se siente la presencia.
      Me gusta que me leáis con placer, nunca como obligación.

      Mil besos, querida Cuaren, y buen fin de semana.

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. DAVID C.:

      Gracias a ese final, lluvia+tierra, es posible la vida. Eso sí, siempre en la dosis adecuada.

      Buen fin de semana.

      Eliminar
  26. Un poema para estas tierras, donde se avecinan lluvias torrenciales, que desgajan, desarraigan, inundan y dejan la sensación de tierra arrasada. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CARLOS AUGUSTO PEREYRA:

      Que esas lluvias torrenciales se den una vuelta por aquí, porque la tierra ya casi ha olvidado el sonido y el olor de la lluvia.

      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  27. Que bien has descrito la fuerza de las aguas cuando se desbordan sin control anegándolo todo.
    Llovió en Roma mi último día y guardé el paraguas porque quise mojarme, hacía tanto que no me caía agua en la cara que se me había olvidado lo agradable que era, lástima que fue sólo un chaparrón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ÁNGEL IVÁN:

      Pues si visitaste a la lluvia en Roma, ya valió la pena el viaje, Ángel, a pesar de los "avatares católico-servicieros" en el avión...:-)
      Cuánto echo de menos esa lluvia en la cara...

      Encantada de que te haya gustado el poema.
      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  28. Bellas imágenes nos inundan del resquemor de la ausencia del liquido elemento imprescindible para vivir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GAIA 56:

      Encantada de que te hayan gustado las imágenes.
      Hoy por hoy, sí, nos inunda la ausencia de ese elemento imprescindible para vivir.

      Un beso.

      Eliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...