jueves, 26 de enero de 2012

VERDUGO DE LADRIDOS



Fotografía: Marisa Vegas

(Voces silenciosas II)


VERDUGO DE LADRIDOS

Convertido en verdugo de ladridos
por el bípedo racional,
sueñas el sueño soñado
 de la mejor amistad.

Cuidado han de tener
con quien prejuzga la libertad,
férreas cadenas en el cuello
acostumbra a colgar.


77 comentarios:

  1. No sé si he entendido bien tu entrada, Marisa, pero te comento.
    La férrea cadena que imponen muchos amos a sus perros con el fin de convertirlos en asesinos sin disfrutar de su compañía, haciéndoles sumamente agresivos: se perderán el cariño de sus mascotas, que siempre les defenderán hasta la muerte.
    La cadena virtual que algunos "machos" imponen a sus "hembras" para convertirlas en perritas sumisas a través del dolor moral y la violencia física: no saben lo que se pierden al renunciar al gozo de acariciar una piel suave y receptiva, que te consolará en tus peores momentos de guerrero abatido...
    Todos somos perros encadenados y perros abatidos por nuestros congéneres de especie, con nuestros cuellos atenazados por la cadena que les acompañará hasta la muerte. Una pena.
    Un beso, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      No solo lo has entendido muy bien sino que lo has entendido de todas las formas posibles.

      El ser humano, tan racional y tan defensor de la libertad, es el primero en apuntarse en ser un depredador de la libertad de los demás, sean de su misma especie o no. Nuestra libertad se debería terminar justo en el punto donde empieza la de los demás. Pero este último punto que te comento se impartió un día de clase en el que toda la raza humana decidió hacer novillos. Y así andamos... bípedos frente al resto de muchas especies, pero encadenando cadenas al prójimo más próximo...

      Lamento no poder ver tu enlace. Cuando intento entrar en él, el mensaje que me aparece es que mi cuenta no tiene autorización para verlo (pero ¿qué me has mandado?,jajja).

      Un beso sin cadenas, querido Jano.

      Eliminar
  2. Yo también lo he entendido en el sentido que apunta Jano. No soporto las cadenas de ningún tipo; y continuamente nos encontramos a alguien que pretende encadenarnos, del jefe al compañero de trabajo, del marido al hijo díscolo, del político al ciudadano, del empresario al consumidor, del que dice amarte y te machaca con arte. Qué auténtico horror!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JO GRASS:

      Cuánta y cuánta razón tiene tu sincero comentario, Jo. Arrastramos cadenas que nos han puesto pero también llevamos en nuestro propio equipaje alguna con la que esclavizar a aquel/aquello que nos haga sentir superior a él. Claro ejemplo de nuestra inferioridad como ser humano.
      Me ha encantado esas cadenas que describes tan acertadamente:

      las "del que dice amarte y te machaca con arte"

      (Como me ha gustado esta frase...)

      Muchos besos, desencadenados, por supuesto.

      Eliminar
  3. Las cadenas peores son las invisibles..no crean motivación..Las cadenas que vemos "unen" ..lo que es diferente..Algo asi..
    Beso desde el sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PRUDENCIO HERNÁNDEZ JR:

      Yo también creo que las peores cadenas son las invisibles, es más, son las menos evidentes pero las más efectivas.
      No creo que ninguna cadena "una" como dices, Prudencio: la unión a través de cadenas es imposición, que es falta de libertad, lo que significa, posesión.

      Besos unidos pero no encadenados.

      Eliminar
  4. Cuando a un amigo se le ata con gruesas o finas cadenas, aún con un hilo de coser, se coarta hasta tal punto su capacidad de afecto que no tiene otra salida que ejercer de matón adocenado.
    Los lazos de la amistad son tan invisibles, sutiles y delicados, que cuando los convertimos en realidad con asas o nudos, los perdemos irremediablemente.

    Un fuerte abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANTONIO CAMPILLO:

      El perro siempre ha sido el símbolo de la amistad, de la lealtad. Entonces, ¿por qué le ponemos cadenas en el cuello? ¿es que gustamos de encadenar la amistad? Y aquí enlazo con el acertado comentario que dejas, mi querido Antonio: el egoísmo humano esparce cadenas con el único fin de conseguir su bienestar. La amistad, el amor, la libertad, la lealtad...todo... tiene cadenas hechas a medida, oxidadas, pesadas, enmascaradas bajo bellas denominaciones altruistas pero siempre, siempre, a favor de quien las lanza. Pensar lo contrario es bello, pero ahondando en el asunto, se ennegrece ese cielo radiante al que solemos mirar.

      Un fortísimo abrazo, sin cadenas de ningún tipo.

      Eliminar
  5. Añadiría al cartelito otro:

    CUIDADO CON EL AMO

    Besos si cadenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIGUEL COBO:

      Justo ahí voy, Miguel. A medida que escribía esta entrada me acordé del cuento de Óscar Wilde, "El gigante egoista", y, la verdad, el jardín de esta preciosa casa, en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme, con ese cartelito colgado, no era muestra de tener un gran anfitrión. Menos mal que ese soñoliento perro, más inteligente que el amo, no hacía ni caso del aviso colgado en la puerta...Jejje.

      Besos muy libres ellos.

      Eliminar
  6. Soñar un sueño soñado quizás sea la peor de las condenas, como definirse (o ser definido) a través de un cartel, como acarrear una gruesa cadena alrededor del cuello...

    Con respecto a las invisibles creo que es un asunto muy personal; me parece que allí en vez de cadenas prefiero hablar de "elecciones",,, si uno elige (con todos paréntesis que le pueden caber al verbo elegir) esa supuesta cadena ya deja de ser cadena que ata para ser cadena que conforma.

    La libertad es la más intratable de las cadenas,

    Muy buena fotografía, acompañado por unos versos que por breves no dejan de ser hospitalarios y disparadores de profundas charlas (internas y externas),

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN OJEDA:

      Tu comentario tiene mucha miga, Juan, y de la buena. No sé por dónde empezar.

      Soñar un sueño soñado, quizás sea una pesadilla... Que te definan a través de un cartel impuesto, quizás sea otra pesadilla. Acarrear cadenas alrededor del cuello, es una evidente pesadilla. Tener cadenas invisibles y aceptadas aunque no lo sepa ni uno mismo, es otra pesadilla.
      Y en medio de tanta pesadilla está la libertad que nos imponemos a nosotros mismos, que es una cadena aferrando a esa pesadilla.
      Confío que en en algún instante despertemos de ese sueño soñado con sabor a pesadilla, y empecemos a vivir, sin cadenas ni pesadillas.

      Encantada de que te haya gustado fotografía, versos,y , por supuesto, encantada con tu comentario.

      Sueños nuevos y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Marisa, adiestrado para ahuyentar, blindado con un cartel tras el que se oculta la voz de su "dueño"; la libertad encarcelda parace dormida, a la espera quizá de que la puerta se abra y un incauto se adentre en los dominios del del amo al que sirve. Y el sueño se desvanece para cumplir la misión aprendida, para demostrar amistad ciega, lealtad a dentelladas, para tener la ilusión de una vida sin cadenas.
    Foto muy sugerente con muchos planos de interpretación.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELICIDAD BAUTISTA:

      Hay quien defiende su libertad con el cartel de la violencia para ahuyentar a los violentos ¿Cómo se come esto?
      ¿Qué otra especie, que no sea la del ser humano, adiestra a otra especie para protegerse hasta el punto de que en ocasiones la convierte en asesina como razón de ser? ¿La violencia para acabar con la violencia, es un medio que justifica el fin? ¿Sería el gran argumento que justificase las guerras?
      Se me vienen a la cabeza acontecimientos políticos y sociales muy actuales pero sigo desembocando en preguntas.

      Sí, Felicidad, la fotografía tiene muchos planos de interpretación. Antes de ponerla en el blog, hice un "pequeño experimento" mostrándosela a varios sujetos: las interpretaciones eran muy variopintas, justo lo mismo que está ocurriendo en este apartado de comentarios.
      Es un placer que aprendamos juntos. Corrijo: un inmenso placer.

      Abrazos desencadenados pero muy próximos.

      Eliminar
  8. No hay nada peor que las ataduras, en todos los sentidos. No me gustan ni las cadenas, ni los nudos, ni los lazos, como tampoco me gustan las fronteras y los límites. Esa foto es muy expresiva pero contradictoria también. ¿Con quién hay que tener cuidado? El animalito descansa dulce y plácidamente. Sobra el resto de palabras.
    Un abrazo cordial y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PACO HIDALGO:

      Pues en mi humilde opinión, y respondiendo a tu pregunta, creo que hay que tener cuidado con quien combate la violencia a través de la violencia.
      Claro que la fotografía es paradógica, Paco, por eso mismo la hice: el hombre propone y el perro...dispone.
      Yo no soy partidaria de ningún tipo de cadenas (de ninguno en absoluto) pero los lazos de terciopelo rojo no puedo ocultar que me gustan... Tampoco soy partidaria de fronteras que alejan pero sí de límites que acercan al respeto. Es como todo, Paco, siempre es su justa medida, pero siempre sin el ingrediente de las cadenas y la violencia.

      Un abrazo sin nudo marinero, solo con un flojito lazo rojo.

      Eliminar
  9. Cárceles y carceleros..

    Excelente fotografía donde una amplia gama de reflexiones vienen a mi mente.

    Pero privilegio la libertad sobre todas las cosas, hay tantas formas de coartar la libertad como "Bípedos" hay en el mundo, que lamentablemente en ocasiones no son nada racionales.

    Felicitaciones Marisa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ADRIANA ALBA:

      Como siempre, has captado en esencia el mensaje que he pretendido transmitir (y esta vez reconozco que era bastante ambiguo).
      Cuánta razón tienes al decir que hay tantos carceleros como bípedos hay en el mundo. Bídepos que, además, ostentan el título de racionales, mientras que ninguna otra especie irracional sería capaz de crear "cárceles" para el resto de las especies como medida de libertad. Esto ya lo pensó y puso en práctica Don Quijote en el episodio de "Los Galeotes", y ya ves como le fue...

      Abrazos sin barrotes, mi querida Adriana.

      Eliminar
  10. Marisa no se si he comprendido bien tu entrada, pero lo que si se es que da para mucha conversación que no haría pública en tu blog. El nivel de tus comentaristas es muy bueno, así que esta vez me abstengo.

    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MILU:

      El nivel de tus comentarios es siempre excepcional, Milu. Aquí podéis decir lo que os plazca, esto es, lo que os dé la gana.Lo del nivel es insignificante, como el cartelito de "Cuidado con el perro".
      Si lo haces por pudor, respetado y comprendido, mi querida amiga, pero todo lo que sale de tu mirada y tu manera de sentir y pensar, lo valoro y admiro en igual medida, y disfruto con ello con gran placer. Aprendo mucho, mucho´, de tus letras y tu cercanía.

      Mi admiración y mis mil besos.

      Eliminar
  11. El cartel debería decir, "cuidado con el dueño del perro", yo he tenido perro, un chucho para más señas, chucho por parte de madre y de padre desconocido es decir un chucho de pedigrí y mi perro nunca tuvo cadenas, la correa era una cosa testimonial, no gruñía cuando le quitabas el plato de comida y solo protestaba cuando venía una visita a casa porque era SU casa y el no los había invitado.
    Mi perro era libre y las cadenas que me ataban a él, me hicieron más libre, ya se que no tiene mucho que ver con lo que has escrito pero me he acordado de ese pequeño chucho, feo como un demonio, pero que se sentaba a tu regazo para que le acariciaras la cabecita -joder, que creo que estoy llorando-.
    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ÁNGEL IVÁN:

      Jo, Ángel, me has hecho llorar casi a mí... Y claro que tiene que ver (y mucho) lo que dices con lo que digo en mi entrada.
      Ya que tú abres tu "coeur", yo también te lo voy a abrir. Tengo una compañera de trabajo, socia de una protectora de animales, que se dedica en sus horas libres a recoger a esos "chuchos" irracionales, como tú dices, con/sin pedigrí, que el bípedo racional se dedica a abandonar por carreteras y campos. Muchísimos por esta zona, ya que cuando acaba la época de caza, cuando ya han explotado y se han aprovechado de ese ser "irracional", cuando ya no les sirve para nada, lo abandonan. Acaban en las cunetas atropellados, no resisten mucho tiempo el ritmo de vida del ser "racional". Esta compañera también recoge a esos "chuchos" que acabarán sacrificados porque ni tan siquiera los "hogares de acogida" de la Junta pueden hacer frente al mantenimiento de estos "seres irracionales".
      Cuando le oigo contar historias que bien podrían conformar un libro, me avergüenzo de ser ese "ser racional" que presumimos ser.

      Entiendo las cadenas de las que hablas, porque son las mismas que utiliza esa admirada compañera para recoger a todos esos "chuchos con pedigrí". Son cadenas de amor ofrecido sin esperar nada a cambio, solo con la esperanza de buscarles un hogar donde tampoco esperen de ellos nada a cambio del cariño que ofrecen. Esas "cadenas" están hechas de un material que debiera ser el único con el que se forjaran las cadenas.

      Gracias por tu sensibilidad.
      Besos de ese material del que hablamos.

      Eliminar
  12. Salvo en ciertos casos que todos conocemos, no entiendo la causa de que se pongan cadenas a un animal tan fiel y hermoso como el perro. El animal debe recibir cariño de sus dueños y no maltrato, causa y razón de que algunos manifiesten su ferocidad. Y si yo no soy partidaria de poner cadenas a un perro, menos lo voy a estar de ponérselas a un ser humano, sean del carácter que sean.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAEMEN BÉJAR:

      Efectivamente, las cadenas son más que peligrosas... Y da la casualidad de que quien las utiliza es quien más presume de la libertad. Una paradoja más del bípedo humano.

      Besos, Carmen.

      Eliminar
  13. Cuánto nos cuesta el manejo de las libertades, del sentimiento de propiedad, de los límites; pienso que nos falta un largo camino por recorrer..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO ES LO QUE PARECE:

      Completamente de acuerdo contigo. La libertad es ese puñado de agua que se nos escapa de las manos cuando la queremos coger. Largo camino por recorrer, y aún recorrido, lo acabaremos desandando... Somos simplemente humanos...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Deberíamos aspirar siempre a relaciones (no hablo sólo de amor) entre iguales en igualdad de condiciones. Que las cadenas, los lazos, fuesen el amor, la amistad, la lealtad, el compromiso compartido, los objetivos comunes... pero ¡qué fácil es caer en los chantajes!
    Y entonces, más allá de lo que ven en nosotros, de lo que quieren hacer de nosotros, llegan los sueños.

    Un fuerte abrazo, Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XIBELIUSS JAR:

      Son hermosas esas relaciones que describes pero creo que son una quimera. Si llegáramos a relacionarnos así, dejaríamos de ser humanos. A veces nos aproximamos a ello y en ocasiones hasta lo conseguimos, pero nuestra "racionalidad" humana nos devuelve por los caminos de nuestros genes, y volvemos a esos sueños de los que hablas, querido Xibeliuss.

      Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
    2. Ah, sí: quimera, sí.
      Pero sigamos soñando con utopías :)

      Quizás esa "racionalidad" no esté en los genes, sino que sea un comportamiento aprendido.

      Eliminar
    3. XIBELIUSS JARR:

      Todos los días sueño con quimeras y utopías, Xibeliuss, y no tengo ninguna intención de dejar de hacerlo. Por ello, entiendo y comparto lo que dices.
      Y tienes razón, quizás "esa racionalidad" no esté en los genes de una manera única y absoluta, sino que también en comportamientos mal-aprendidos, pero como funcionan como coraza efectiva, nos acomodamos a ello.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  15. "CUIDADO CON EL HOMBRE" ya es bien sabido que esta humana especie a la que pertenecemos está considerada la más peligrosa y depredadora del planeta...

    Las cadenas son simplemente, una mas de sus bestialidades...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA NOVIA:

      Efectivamente, "Cuidado con el hombre". Este cartelito debería colgarse en el centro de nuestro planeta, para que no solo se viese desde dentro sino también desde el exterior. Como bien dices, somos la única especie capaz de exterminar al resto de especies del planeta ¿no hay que tener cuidado con eso?

      Besos sin cadenas.

      Eliminar
  16. Marisa: el enlace corresponde a una entrada relativamente antigua de mi blog que corresponde, creo, a tu mensaje y coincide con el título, pero el mío en latín: CAVE CANEM.
    No pretendo hacerme publicidad, simplemente la coincidencia de temas tratados de distinta manera, pero coincidentes, para confrontar nuestros puntos de vista.
    Un abrazo, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JANO:

      Gracias, Jano, por la aclaración. La volveré a leer aunque la recuerdo perfectamente. No sé si la comenté pero la releeré. Siempre me gusta leer tu mirada de las cosas, aunque últimamente no pueda entender con claridad, debido a mis limitaciones científicas, tu teoría de la teoría de la relatividad. A veces prefiero estar calladita y simplemente, aprender.

      Un fuerte abrazo, querido Jano.

      Eliminar
    2. JANO:

      Por cierto,me acabo de recorrer de cabo a rabo todo tu blog y no la encuentro: o ha desaparecido o se esconde de mí...

      Eliminar
  17. A veces nos atamos nosotros mismos, inventamos cadenas, si no existen físicamente las fabricamos en nuestra mente pero nos encadenamos y encadenamos…
    Un gusto leerte, buena reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ENDLESS LOVE:

      Algún comentarista mencionó esas "cadenas invisibles", forjadas por nosotros mismos, peligrosas como medio y como fin. Son las más nocivas pero también innatas a nuestra propia naturaleza.
      Encantada con tu visita y con que te haya gustado la composición.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Coincido con el comentarista que dijo "CUIDADO CON EL HOMBRE",sería mucho más lógico este tipo de cartel,más yo diría que no están las fieras en la jungla sino en las ciudades.
    Saludos,abrazos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PATXI:

      Yo también coincido con él por la razón de que el mensaje del poema es ese mismo, precisamente: con quien hay que tener realmente cuidado es con el hombre, en su sentido genérico, se entiende.
      Y llevas mucha razón: las fiera quizás no estén en la jungla sino en las ciudades...

      Un abrazo y buen domingo, Patxi.

      Eliminar
  19. Tampoco me gustan las cadenas, las que privan de libertad injustificadamente, pero ojo, libres, libres de hacer cualquier cosa…
    Quizá ese can plácidamente dormido no haga más que cumplir con su trabajo, centinela a sueldo, y quizás querido por el bípedo racional; como el legislador, hace lo propio, para impedir que la libertad pueda entenderse mal, porqué desgraciadamente a veces hay quien así lo hace. Viene al caso recordar aquello de que el hombre es un lobo para el hombre. No es esto prejuzgar la libertad, la mejor y más valiosa facultad del hombre, sólo limitada por el respeto a los demás.
    Que nunca vuelva a oírse aquel grito de, hace ahora casi doscientos años, “Vivan las caenas” y que aún cuelgan del cuello de muchos pueblos y personas en el mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DESDELATERRAZA-VIAJARALAHISTORIA:

      Me ha gustado mucho tu comentario, Dlt, porque abordas temas que darían para varios ensayos sobre la libertad.
      Has captado algo que hasta ahora no se ha comentado pero que pensé en ello cuando escribía la entrada: la interpretación de la libertad en manos de legisladores y jueces. Pero quizás sea mejor no entrar en ello.

      Comparto lo que dices (y dijo Hobbes aunque antes lo dijera Plauto)), "El hombre es un lobo para el hombre". No creo, como decía Rouseau, que " el hombre sea bueno por naturaleza", tampoco malo, es esa ley de supervivencia la que nos hace ser como somos dentro de esta selva.

      No, que nunca se vuelva a oír el grito que escribes, pero, desgraciadamente, aunque no se oiga, se clama en silencio y en la práctica en muchísimos pueblos del mundo. Vivimos creyendo que la esclavitud está abolida pero nuestro error es craso: se encuentra muy cerca de nosotros...

      Un abrazo y feliz domingo, Dlt.

      Eliminar
  20. La palabra CADENAS, da para muchas interpretaciones. Aquí reflejas como quien le coloca las cadenas se muestra como su mejor amigo y quien controla su libertad.
    Alegoría aplicable en muchos casos al comportamiento humano, los dirigentes te sueltan o te sujetan, te predican libertad, pero te ponen cadenas y luego quieren que les sigas y los consideres unos benefactores.
    Quizás en ves de cuidado con el perro en muchos casos habría que poner cuidado con el dueño que tiene malas pulgas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VALVERDE DE LUCERNA:

      Qué interesante y qué gran verdad la que explicas, querido Valverde. Quien defiende la libertad es quien pone las reglas, te subyuga a ellas, y no te permite ni modificarlas ni quebrantarlas: solo hay que mirar a nuestra actualidad.
      ¿Es esto realmente libertad?

      Muy malas pulgas, como dices, Valverde, y no vienen precisamente del perrito...

      Un abrazo y buen domingo.

      Eliminar
  21. Primero, gran foto, como si la hubieras robado de la realidad que no se deja...
    Segundo, es una lastima que el amigo can no se suelte del grillete, tal vez sueña con eso...
    Precioso amiga, te espero, bst

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EFA:

      La foto fue un instante fugaz de este verano que no pude evitar inmortalizarlo. Encantada de que te guste.
      Quizás tengas razón y el perro no esté soñando con "su mejor amigo", el hombre, sino que con lo que sueña es con soltarse esos grilletes. ¿Y quién no?

      Me alegro de que te haya gustado.
      Un besote, querido EFA.

      Eliminar
  22. Bien dicho, Marisa, se lo culpa de lo que se le provoca a hacer. Yo ladraría de estar encadenada, y si por ladrar se encadena, dónde quedó la libertad de expresión.

    Linda la foto y bien dichas las líneas, Marisa, un gusto pasar por aquí nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NOELIA:

      El hombre echa los perros al hombre para defenderse de un hipotético atentado contra su libertad. ¿Qué otra especie hace eso con otra especie?
      La libertad de expresión se termina justo donde comienza el primer eslabón de cualquier cadena.

      Me alegro de que te haya gustado y de volver a saber de ti.

      Un abrazo, Noelia.

      Eliminar
  23. He estado repasando tus inmediatas entradas, observando tu nueva sección, recreándome en tu reflexión navideña y reflexionando con este poema. ¿Qué te puedo decir que no te haya dicho ya de tu quehacer impecable? Ojalá puedas oír mis aplausos.
    Te agradezco tu visita y me alegro de que hayas estado en Gijón casi por el mismo tiempo que yo estuve. Me bebí la ciudad con los ojos, y me nació el anhelo de la nueva historia donde aparecerán acontecimientos familiares a nuestra común profesión docente. Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL JARDINERO DE LAS NUBES:

      Encantada de que te haya gustado lo que has ido viendo.
      En cuanto a lo de Gijón, por muy poco coincidimos... Precisamente, esta foto que he puesto en esta entrada está hecha en Asturias, no en Gijón, pero digamos que en los alrededores.
      El relato que acabas de comenzar, promete, y si además tiene componentes relativos a nuestra profesión docente, el interés crece. No me extraña que ese precioso casco antiguo de Gijón te inspirara...

      Un fuerte abrazo y ánimo con "lo que está lloviendo" en la enseñanza.

      Eliminar
  24. Pobre perro hecho guardían. Pero así son también. leales hasta para dar la vida por cuidar su territorio, en beneficio de la jauría. Baste tener un perro de la familia de los mastines para entenderlo, como también para entender que no deben ser usados como arma, ni como divertimento. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAVIER F. NOYA:

      Bien sabes que el perro es el símbolo de la fidelidad. Jamás he tenido uno pero estoy segura de que daría su propia vida por sus dueños. ¿Es recíproca esa "amistad" hasta la muerte? Me quedo bastante pensativa, Javier...

      Besos.

      Eliminar
  25. Querida Marisa: Nunca me han gustado las cadenas.
    He tenido un perro durante muchos años y ha sido libre. Puedo asegurarte que es un amigo fiel, desinteresado, no regatea en cariño y te defiende con uñas y dientes.
    Pensándolo bien, al estar inmersos en una sociedad, queramos o no, todos estamos más o menos sujetos por una especie de cadenas, no se ven a simple vista, pero nos manejan.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KASIOLES:

      Estoy segura de que tu "amigo fiel" no hace más que devolverte todo el cariño que le das.
      Tienes razón, somos animales sociales y, en algunos casos, sociables, por tanto, no estamos exentos de cadenas, las que vemos y las invisibles, nos guste o no; este planeta azul lo hemos conformado con ese entramado, bastante discutible, por cierto.

      Un fuerte abrazo, querida Kasioles.

      Eliminar
  26. Marisa querida, tanto tiempo!.
    La libertad es intransable. Y se puede ser esclavo de tantas maneras, no exclusivamente bajo el látigo literal. La imagen potente del perro cruza todo el poema... y jaaa, me han encantado tus observaciones en torno al Chagall, por cierto más acertadas que las mías.
    Todos mis besos!

    Gracias preciosa por estar cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EVA MAGALLANES:

      Es cierto, la esclavitud existe y no exclusivamente bajo el látigo literal. Acertada precisión, querida Eva.
      En cuanto al comentario sobre el cuadro de Chagall, tú sí que eres una experta en crítica artística, yo solo asomo los ojos curiosos de vez en cuando, a veces con atrevimiento, como esta última vez...:-)

      Me alegro de tu regreso, se te echaba de menos.
      Mil besos.

      Eliminar
  27. Soñar el sueño soñado...me recordó a Borges en las ruinas circulares.

    En cuanto al perro, no existe animal más fiel. Será porque no conoce de rencores...quien sabe.
    Un placer, como de costumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SALTAR DEL TREN:

      Tengo que admitir que Borges no es de mis escritores predilectos, desconocía esa concomitancia en la idea del sueño soñado.
      Encantada de que te haya gustado la entrada, Mª Eugenia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  28. No se me antoja muy fiero. Parece que el can ya empieza a gozar de cierta autonomía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SERGIO:

      Por ese cartel, creo que tiene más pinta de fiero el amo que el perro...:-) Este último prefiere tomarse las cosas de otra manera...

      Saludos, Sergio.

      Eliminar
  29. El 21 de Noviembre murió mi perrita « Jazz » a los 16 años, se la había regalado a mi hija cuando ésta cumplió los 5 años…Al principio le enseñé a dar la patita y traer una pelota…pero luego se lo hice olvidar para que fuera absolutamente libre, era muy buena, cariñosa, y cuidaba de las crías felinas…”llevamos cadenas sin saber que éstas se hallan sueltas”…Abrazos lunáticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KIMBERTRANCANUT:

      Esas cadenas sueltas que arrastramos creo que están hechas de un material muy parecido al cariño y al amor. Esas son las más férreas...
      Gracias por haber querido dejar ese pedacito tan íntimo de tu corazón por aquí.

      Un abrazo tan grande como esa Luna, Kim.

      Eliminar
  30. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALLEK:

      Objetivo cumplido. Leído estás.

      Saludos.

      Eliminar
  31. Agradezco mucho la contestación a mi comentario.
    Me alegra saber que compartimos opiniones.
    He vuelto a leer esta entrada y me he dicho que tenía que volver a mandarte un fuerte abrazo.
    Que disfrutes del fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. KASIOLES:

      Siempre contesto a los comentarios, Kasioles, es lo mínimo que puedo hacer para agradecer el valioso tiempo que dedicáis a leerme. Y, además, se ha convertido en una grata y enriquecedora actividad.
      Es difícil no compartir tus sabias y cariñosas palabras, amiga.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  32. Me gustó mucho el texto... pero lo que más me llamó la atención es que ambos hayamos coincidido en historias perrunas, digamos.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HUMBERTO DIB:

      Me alegro de que te guste. Me he pasado por tu espacio y, efectivamente, hay coincidencia... El tuyo es más fiero y bravo. El mío sigue soñando no haciendo demasiado caso a esa fiereza que le han colgado en el cartel. De momento, no tiene ninguna intención de hacer teatro...

      Un beso, Humberto.

      Eliminar
  33. Encanto, la lectura que hago del poema, es la que empleas una metáfora: la del perro encadenado, para condenar las cdaenas quie el hombre, desde actitudes arbitrarias, imperialistas, totalitarias impone al mismo hombre, negándole su libertade de ser. Un abrazo.carlo9s

    ResponderEliminar
  34. UNa metáfora en mi lectura del encadenamiento de la libertad humana. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  35. Una metáfora del encadenamiento de la libertad humana. Saludos. Carlos

    ResponderEliminar
  36. CARLOS AUGUSTO PEREYRA MARTÍNEZ:

    Compruebo que Blogger sigue haciendo de las suyas con respecto a los comentarios. Gracias por tu "tricomentario": me han llegado los tres, no he suprimido ninguno, si lo deseas, elimina tú aquel o aquellos que desees.

    Efectivamente, Carlos, tu lectura es atinada: metáfora del encadenamiento de la libertad humana, procedimiento del cual el hombre es especialista.

    Un fuerte abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  37. El hombre emperrado siempre con el cuidado, emperrado con el miedo, azuzando la fiereza de quien se dice su mejor amigo para protegerse de puertas para adentro. Pero dices bien: de quienes debemos cuidarnos es de nuestros congéneres (cada vez menos racionales). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN HERREZUELO:

      Emperrado, Juan, efectivamente, emperrado siempre en buscar un chivo expiatorio de sus propias limitaciones, miedos y desconfianzas.
      Si el reino animal supiera manejar el lenguaje verbal, en cada rincón de nuestro planeta azul rezarían carteles como "Cuidado con el Hombre".

      Un beso.

      Eliminar
  38. "Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro". De quien debemos cuidarnos es de nuestros congéneres... que perdieron la racionalidad hace mucho... los perros son fieles y buenos compañeros

    te seguimos

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LIBROS QUE VOY LEYENDO:

      Bienvenidos al blog.

      Buena y certera cita la que dejáis, de discutida atribución, desde a Lord Byron hasta a Adolph Hithler, pasando por algún clásico que no recuerdo bien. En cualquier caso, e independientemente de su autoría, entraña gran acierto y comprensible significado. Estoy de acuerdo en que el Hombre perdió parte de su racionalidad hace tiempo... y continúa haciéndolo...

      Saludos.

      Eliminar

Ningún comentario será desechado salvo que se trate de vía spam. Agradezco la no inclusión de referencias publicitarias, comerciales o de autopromoción. Gracias por su tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...